UTOPHIA. Resumen del 19 de junio de 2010

“La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para que sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar” – Eduardo Galeano

MIRTHA LEGRAND: COMPLICE DEL GENOCIDIO.
 
La conductora de los almuerzos sorprendió al decir que su sobrina María Fernanda Martínez Suárez y su marido, Julio Enzo Panebianco -legajo 2781-, fueron victimas de la última dictadura.
Ella fue liberada, pero él fue fusilado en un supuesto “enfrentamiento”.
 
Mirtha se pasó 30 años diciendo que la represión en esos años fue una campaña orquestada, una mentira y ahora resulta que ella fue a pedir al “señor general Harguindeguy” por la vida de 2 desaparecidos.
 
Su sobrina se salvó porque ella era famosa¿y al marido de su sobrina no lo llegó a salvar su fama? y ¿cómo es que estando detenido apareció luego muerto en un enfrentamiento?.
 
Y pensar que nos quisieron hacer creer que Mirtha es una de las “periodistas más incisivas”, ¡¡Puajjj!!!!
 


ERNESTINA HERRERA DE NOBLE SE FUE DEL PAÍS: UN VIAJE DE IDA.
 
Hace 48 días que Ernestina Herrera de Noble no está en el país sino por los evidentes motivos de su viaje. Quienes escriben en Clarín, o tienen programas en Radio Mitre, Canal 13, TN o muchos otros medios del grupo, se plantean un gran dilema ético.
 
A aquellos que aseguraban que la Noble Ernestina era acusada por el solo hecho de querer ser madre, no se les plantea acaso una pequeña duda cuando abandona a sus hijos adoptivos en el momento en que ellos la necesitan más que nunca. ¡¡¡Volvé Ernestina, te queremos… declarando en un juzgado!!!

“QUISIERA HACERLES COMPRENDER EL VALOR QUE TIENE LA VERDAD”.

Carta de un nieto recuperado a dos jóvenes apropiados. Matías Reggiardo Tolosa, uno de los mellizos apropiados por el genocida Samuel Miara alias “Cobani”, integrante de los grupos de tareas de Seguridad Federal y torturador de los distintos centros de detención,  analiza la situación que atraviesan Felipe y Marcela, los hijos adoptivos de la Ernestina Herrera de Noble.

INVESTIGAN CONEXIÓN URUGUAYA CON HIJOS DE DUEÑA DE CLARÍN.

La militante desaparecida María Emilia Islas, madre de Mariana Zaffaroni, sería la única uruguaya que podría ser la madre de uno de los hijos adoptivos de la dueña de Clarín. 

EL SELECCIONADO ARGENTINO APOYA LA POSTULACIÓN DE ABUELAS PARA EL NOBEL DE LA PAZ.

“En el 78 llorábamos con cada gol, este campeonato nos llena de esperanza”. El seleccionado argentino apoya la postulación de Abuelas para el Nobel de la Paz. “Gracias por venir, las quiero mucho”, le dijo Maradona a Carlotto.

EL SILENCIO CÓMPLICE.

El “cazador” de los Graiver y sus allegados fue el represor Ramón Camps, quien en dictadura tuvo una tribuna de privilegio en la revista La Semana, de Editorial Perfil y sostenía que “a veces es sobre la sangre sobre la que se edifican los grandes éxitos”. Fontevecchia que difundió hasta el hartazgo que tuvo que huir de las garras de la dictadura tendrá trabajo en rebatir este archivo demoledor.

UNA POLÍTICA DE SAQUEO, TORTURA Y MUERTE.

 
El homicidio de Miguel Padilla, asesor de Martínez de Hoz y ex abogado de ingenios azucareros, ejecutado al salir de su casa en Olivos por un grupo de la Esma, la desaparición del director de Inversiones Extranjeras, Casariego de Bel, para ocultar el fraude al erario cometido por la Ítalo contra el Banade por la compra de bienes de capital, conectan a Martínez de Hoz con lo peor de la represión.
 
Para apoderarse de grandes empresas no titubearon en usar el grupo comandado por Guglielminetti y los nombres de Sanchez Reiss y los carniceros de la SS de Seguridad Federal, donde Gallone era el nexo con Harguindeguy, vuelven a resonar.

EFEMÉRIDES. Por el Profesor Daniel Alberto Chiarenza.
Pulsar sobre la fecha para leer.

20 DE JUNIO DE 1820: FALLECIMIENTO DE MANUEL BELGRANO

– Día de la Bandera.

14 DE JUNIO DE 1928:

Nace en Rosario Ernesto “Che” Guevara.

 NOTAS CON ENLACE A LA FUENTE
 
Derechos Humanos: Batallón 601 – Será justicia
A 33 años de los hechos, ex militares detenidos por crímenes de lesa humanidad.
 
Registros del terror de la policía tucumana
La nómina que un testigo que estuvo secuestrado y luego trabajó para la policía entregó a la Justicia tucumana documenta 293 casos de secuestros.

Trabajo Sucio

El polémico jefe de la fuerza de choque de los talleres, Alfredo Ayala, se opone a las clausuras de talleres clandestinos. Está denunciado por asociación ilícita y por comandar una “guardia blanca” armada.

Bicentenario: vuelve el show en 3-D al Cabildo

Durante este fin de semana. Se repetirá la proyección del 25 de mayo que narraba los momentos más destacados de los últimos 200 años de la historia argentina. El espectáculo se podrá presenciar desde la Plaza de Mayo los días viernes 18, sábado 19, domingo 20 y lunes 21 en tres funciones previstas para las 19, 20 y 21.
Macri no visitó la AMIA por repudio de familiares
Temía por un escrache. El jefe de gobierno suspendió hoy, a último momento, la visita que pensaba realizar esta tarde a la sede de la mutual judía, tras hacerse pública la intención de familiares y amigos de víctimas del atentado de evitar que el mandatario porteño realice un homenaje a los muertos del ataque de 1994. Igual, se juntó con Guillermo Borger.
 
Para Chiche Duhalde un hijo gay es “un problema”
La senadora nacional se manifestó en contra del proyecto de ley que habilita el matrimonio entre personas del mismo sexo y afirmó: “Cuándo veo diputados que votaron a favor sólo porque tienen un hijo homosexual pienso que votaron según su problema en particular”.

Chávez reitera su pedido a Obama para que extradite a Posada Carriles

“Abrir las fosas no es un favor a las víctimas; es una obligación”

“Siento mucha envidia. Es sana, pero envidia. Porque allí, habiendo pasado menos tiempo, con muchas menos víctimas y menos drama que en España, han ido mucho más allá que nosotros”, confesaba Fausto Canales, de 75 años, hijo de un fusilado en 1936 cuyo cuerpo fue robado y enterrado en el Valle de los Caídos, tras hacer un balance de las políticas de justicia y reparación para las víctimas de la dictadura argentina inimaginable para las de la española.

Agradecemos la colaboración de: La inmensa Liliana López Foresi a quien felicitamos por el Martín Fierro y por su silencio que resonó como una inmensa bofetada, Juan Salinas, Mónica Oporto, Daniel Chiarenza, Mónia la Doc., Elsa Lombardo, NerdProgre, Ivonne Leite de El Polvorín, El Noticialista, Permahabitante Noticias, Argenpress, Narrativa Radial, Lanús Noticias, Peronismo Cordobés, Encuentro con Bolivia, Embajada de Bolivia, Carlos Heller, José María Pallaoro, María Gale, Nestor Alvarez, La Gazeta Federal, Humberto Lio, Miguel Longarini, República Unida de la Soja, Sin Permiso Madrid, Carta Abierta, Lucharte.
Todo el material de UTOPHIA puede ser copiado y usado con o sin mención

Mirtha Legrand: Cómplice del Genocidio

Durante este último tiempo, los grandes medios de comunicación masivos y sus empleados mediáticos no se cansan de decir constantemente, y con un mensaje repetitivo, que el actual gobierno es una “dictadura militar”, sin entender en lo más mínimo las diferencias entre ambos, por más que uno esté o no de acuerdo con la presidente.

Sin que nadie lo esperara, la conductora fascista y amiga de toda la derecha recalcitrante de nuestro país sorprendió ayer -15 de junio- a todos al decir que su sobrina María Fernanda Martínez Suárez y su marido, Julio Enzo Panebianco -legajo 2781-, fueron víctimas de la última dictadura. Ella fue liberada, pero él fue fusilado en un supuesto “enfrentamiento”.


Juicio a las Juntas

Nadie podría haber imaginado que aquella María Fernanda Martínez Suárez, citada en el legajo 2781 de la CONADEP, secuestrada el 2 de marzo de 1977 junto a su marido en su casa de la calle Malabia 2591, era la hija del hermano de este ser despreciable de la televisión.

 
En el hogar de la pareja ingresaron 7 personas armadas, las que luego de revisar todo el inmueble y quedarse con el dinero encontrado, le inyectaron una droga a Julio Enzo Panebianco, los encapucharon a ambos y los llevaron, atados, al centro de detención conocido como “club atlético”.

Ella fue liberada, gracias a la fama de su tía y a que ésta se involucrara y solicitara primero a los interventores de Canal 13, en ese momento la Marina, y estos decidieran no hacer nada y luego al ministro del interior de la dictadura el general Albano Harguindeguy. Pasaron 48 horas y María Fernanda Martínez Suárez fue liberada “gracias a que yo era conocida y famosa”, aseguró Mirtha Legrand.
 


 

El ministro del interior de la última dictadura Albano Harguindeguy

Quien podría imaginar que fuera la sobrina de la conductora la que contó, en el año 1984, ante la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas (CONADEP) que había estado detenida en una dependencia militar, que luego volvería a declarar en el juicio al represor Jorge Carlos Olivera Róvere y que le diría al juez Baltasar Garzón “Oía los gritos de mi marido cuando lo torturaban”.
 
Mirtha Legrand agregó en esta sorprendente declaración que “al muchacho lo torturaron muchísimo. Nunca más supimos de él”. Y así se puede decir, gracias a que la hija de él, Julieta Panebianco, aclaró que los restos de su padre no se han encontrado y siguen desparecidos. *
 


Mirtha Legrand junto a Emilio Massera, Alfredo Astiz y Ernestina Herrera de Noble

Al saber el sufrimiento que tuvo su sobrina por la detención ilegal, la tortura y el asesinato de su marido, asquea y da vergüenza recordar: la cena, y la foto, que esta mujer tuvo años después en su casa con Emilio Massera, Alfredo Astiz, Eduardo “Tigre” Acosta, entre otros represores; no recordar esa comida ni al fotógrafo Marcelo Hernández – Sobreviviente de la ESMA que fue llevado a esa cena en marco del “Plan de recuperación” como esclavo a fotografiar a la supuesta diva y los miembros de la reunión, para que Massera le regalara el álbum de fotos de la fiesta-, y decir que a Massera lo vio solamente una vez; aquel fatídico almuerzo del 21 de septiembre de 1978 defendiendo a Jorge Rafael Videla y hablando de una supuesta campaña “antiargentina”; por no haber declarado NUNCA en alguno de los juicios contra los represores ni de la forma que ella gestionó la salida de María Fernanda Martínez Suárez con Albano Harguindeguy.

El pavor que produce mediodía a mediodía esta señora en sus almuerzos al decir las barrabasadas que acostumbra, a instaurar el miedo como factor común de la sociedad, al expresarse constantemente como una mujer “democrática” y tener relaciones muy cercanas con represores, asesinos, torturadores y miembros de la derecha actual que apañaron durante aquellos crueles años a estos personajes. 

Sorprende la historia contada por la conductora, pero deja en claro que al haber guardado silencio durante tantos años es seguir torturando, olvidando a las victimas y ser cómplice por saber algo y hacerse la que no sabe.

Nuevamente y como siempre: ¡NUNCA MÁS!

* La información fue modificada luego de que la hija de Julio Enzo Panebianco, Julieta Panebianco, aclarara que los restos de su padre no se encontraron y continúan desparecidos. Pedimos disculpas a todos los lectores por la información errónea brindada anteriormente.

Esperanza’s blog

Gentileza Ivonne Leites El Polvorín.

 


NOTICIAS RELACIONADAS

Las reglas de los “operativos encubiertos”

Según denuncias judiciales a las que tuvo acceso La Nación, fueron establecidas por los generales Suárez Mason y Riveros.

_____________________________________________________________________________________

Ernestina Herrera de Noble se fue del país: un viaje de ida

Por: 

Eduardo Anguita

El lunes 3 de mayo, Clarín titulaba: “Quieren investigar en Diputados las denuncias de coimas” y decía que “la oposición” impulsaba la creación de una bicameral para saber si los empresarios tenían que pagar “retornos” por el comercio con Venezuela.

Esa tapa era parte de la campaña sistemática para limar al gobierno nacional, pero la primicia brindada quedó en agua de borrajas y se fue diluyendo, como muchas otras sospechas convertidas en la principal agenda periodística del diario de mayor tirada del país.

Ese mismo día, fue el elegido por la directora y accionista mayoritaria del grupo monopólico para subirse a un avión con destino a Uruguay. Esa información, corroborada por fuentes del vecino país, en cambio, fue celosamente guardada.

Dos días después, el miércoles 5 de mayo, Clarín titulaba “Ignoraron alertas oficiales por compras a Caracas” y hacía referencia a que la Sindicatura y la Auditoría habían advertido que “faltaban controles” en la compra de combustible a Venezuela.

Una vez más, el diario que pregona el periodismo independiente tergiversaba los hechos para sembrar sospechas sobre el Ejecutivo. Ese miércoles, desde el aeropuerto de Carrasco, Montevideo, Ernestina Herrera de Noble emprendía la nueva y, aparentemente definitiva escala de su viaje: los Estados Unidos de Norteamérica. Esa información, hasta ahora, es celosamente guardada por los directivos y principales espadas periodísticas del multimedio.

Esta vez, la bestialización del gobierno venezolano tiene un doble objetivo: no sólo pretende asustar a las clases medias con que kirchnerismo es igual a chavismo, sino que pretende iniciar una campaña de victimización de Ernestina Herrera de Noble como una perseguida política de las autoridades argentinas por ser la imagen y la historia de la libertad de expresión en la Argentina.

Ella, al frente de una empresa exitosa, resulta un escollo para los nefastos objetivos K. Así se bajan los sumarios, los títulos y las orientaciones editoriales. Así arengan los directivos a los empleados del grupo.

Así trabajan con algunos corresponsales extranjeros en la Argentina a los que pretenden separar de la asociación que los nuclea, incluso proponiéndoles que pongan su sede en el edificio de Adepa (Asociación de Empresarios Periodísticos de la Argentina) y operan para que los despachos periodísticos se sumen a la supuesta cruzada contra la libertad de expresión en Argentina.

La cruda realidad es que el viaje de Ernestina Herrera de Noble fue planeado como una jugada de ajedrez. La semana anterior, era inminente que el análisis de las muestras genéticas de Felipe y Marcela Noble Herrera, sus hijos adoptados irregularmente, avanzaba después de ocho años de frenos.

Entonces, la directora de Clarín, el CEO del grupo, Héctor Magnetto, y sus abogados, convinieron en que ellos firmaran una solicitada y luego se presentaran en un video cuyos textos fueron escritos por un ejecutivo de la segunda línea del grupo y mejorados por la agencia publicitaria de Carlos Souto.

Felipe y Marcela eran expuestos públicamente y su madre preparaba las valijas para un viaje que no tiene fecha cierta de regreso. Sencillamente porque los asesores letrados de la directora de Clarín advirtieron hace tiempo que, de comprobarse que Felipe o Marcela –alguno de los dos o ambos– resultaran hijos de desaparecidos, el procesamiento de Ernestina es irremediable.

Todas las causas tramitadas en los juzgados federales por apropiación ilegal de hijos de desaparecidos resultaron con la incriminación de los apropiadores y, en la mayoría de los casos, con condenas firmes.

Desconcierto. Ante los rumores de que quien dirige el diario desde hace 42 años se había ausentado de la Argentina, el hermetismo empresarial es completo.

“No preguntes por teléfono esas cosas” o “¿Quién fue que te lo dijo?”, fueron algunas de las respuestas recibidas por periodistas sumamente preocupados por el lugar y el momento en el que deben ejercer su profesión.

El desconcierto no se debe sólo a que hace 48 días que Ernestina Herrera de Noble no está en el país sino por los evidentes motivos de su viaje. Quienes escriben en Clarín, o tienen programas en Radio Mitre, Canal 13, TN o muchos otros medios del grupo, se plantean un gran dilema ético.

La tarea periodística consiste, básicamente, en proveerse de información para buscar y preservar la verdad para luego transmitirla de una manera clara y accesible para los lectores o audiencias. En su condición de trabajadores rentados por una empresa, los periodistas no tienen responsabilidad de los negocios de los empresarios.

Hasta aquí las generales de la ley. Lo que sucede con el Grupo Clarín es diferente. Desde hace muchos años, sus trabajadores saben que la dueña adoptó irregularmente a sus dos hijos.

También saben de los esfuerzos de sus ejecutivos por frenar la identificación biológica de ellos.

Y ahora saben, o al menos se enterarán por este artículo, que Ernestina Herrera de Noble, ante la inminencia de los resultados en el Banco Nacional de Datos Genéticos, eligió irse subrepticiamente de la Argentina.

Si la Justicia la requiere, ¿qué hará Ernestina? Es decir, si resulta ser que Felipe o Marcela son hijos de desaparecidos, ¿la directora de Clarín asumirá las consecuencias jurídicas que sobrevendrán o se quedará en el exterior y dirá que hay una persecución política contra ella?

Todas esas preguntas remiten a que no es lo mismo para un periodista del grupo estar en una empresa que tiene posiciones económicas privilegiadas a saber que se trabaja en una compañía cuya directiva máxima puede estar implicada en delitos graves en materia de violación de derechos humanos.

En estos últimos 2 años hubo muchos directivos –y también periodistas– del Grupo que repetían ese mito de que nadie soporta 3 tapas de Clarín.

Es oportuno preguntarles a esos directivos o periodistas si recuerdan cuál fue la tapa de ese diario el domingo 19 de diciembre de 1977, por citar una de las tantas tapas de alistamiento compulsivo a la ideología y las prácticas de la dictadura.

Entre la noche del viernes 17 y el sábado 18, un grupo de tareas había secuestrado a las monjas francesas Alice Domon y Léonie Duquet ocurrido entre el 17 y el 18 de diciembre de 1977, diez días después de que otro grupo, al mando de Alfredo Astiz, hiciera lo propio con las madres de Plaza de Mayo Azucena Villaflor, Mary Ponce y Esther Balestrino de Careaga en la iglesia de la Santa Cruz.

“Los montoneros secuestran a las religiosas francesas” fue el título y, en las páginas interiores, el diario reproducía un parte del Comando de Zona 1 del Ejército, por el cual “los subversivos” habían hecho llegar un comunicado donde imponían cuatro condiciones para liberarlas:

“1) Obtener de la Iglesia Católica un documento de repudio al Gobierno.

2) Obtener del gobierno francés una declaración de igual tenor y la concesión de asilo a los perseguidos políticos.

3) Obtener de la Junta Militar un documento para conocimiento de la opinión pública internacional y de la ONU de la situación de los detenidos y/o desaparecidos.

4) Obtener la libertad de 21 delincuentes subversivos”.

Tan sumisos eran los directivos y editores de entonces que no se extrañaron que los supuestos montoneros llamaran “delincuentes subversivos” a sus compañeros presos.

Ni entonces, ni ahora, entre los periodistas y editores del Grupo se planteó una discusión –y una toma de posición– respecto de los motivos por los cuales las páginas de ese diario estaban manchadas de sangre y plagadas de mentiras. Pasados 33 años de aquella y tantas otras tapas, parece tiempo de hablar sobre qué es hacer periodismo y qué es trabajar en el Grupo Clarín.

_____________________________________________________________________________________

Horas decisivas para Ernestina Herrera de Noble, quien viajó al exterior

http://www.jorgeasisdigital.com/2010/06/16/ernestina-marcela-y-felipe/

Grupo Clarín conserva la esperanza que el ADN de Marcela y/o Felipe Noble Herrera no coincida con los del banco genético de familiares de detenidos-desaparecidos. Los Kirchner se entusiasman con la posibilidad de acusar a Ernestina Herrera de Noble de “apropiadora” -acusación que, en verdad, habría que hacerle a quienes la hicieron mamá para que no se inmiscuyera en la administración del Gran Diario, y realizaron todo mal-. ¿Y qué ocurre si los Kirchner consiguen su objetivo? Son horas de mucha especulación, ola de rumores, presiones, acción psicológica y abogados. Pero hay que comenzar a anticipar los escenarios posibles.

Ernestina Herrera de Noble, al medio,
detrás de Marcela y Felipe Noble Herrera.

CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24). Es hora de comenzar a anticipar las horas que vienen. Que no serán fáciles. En especial si la selección argentina de fútbol le gana a la surcoreana, abundan los festejos porque sería la 1ra. clasificada para la etapa siguiente en Sudáfrica 2010, y los de Gualeguaychú levantan, aunque sea en forma temporal que luego será definitiva, el bloqueo irracional del puente binacional (y Urgente24 siempre lo consideró negativo, no como el kirchnerismo que se entusiasma con ser camaleón).

La página web PuntoJus, que dirige Horacio Minotti, tituló:

“Exclusivo: La dueña de Clarín sería procesada. Buscaría asilo político en el exterior”.

Y copeteó:

“El examen del ADN de uno de los hijos de la propietaria del Grupo Clarín arrojaría resultados comprometedores. Uno de ellos sería hijo de un desaparecido uruguayo. En base a eso, la Señora Ernestina Herrera de Noble, sería procesada con prisión preventiva por apropiación, supresión de identidad y varios otros delitos considerados de lesa humanidad, en las próximas horas. Ya se encontraría en el exterior y habría empezado a tramitar asilo político.
 
Los estudios de ADN sobre los hijos de la propietaria del Grupo multimedios mas importante del país, podría comprometerla seriamente. De hecho, la jueza Sandra Arroyo Salgado, ya tendría elaborado un auto de procesamiento con prisión preventiva contra la misma, por un listado de delitos considerados de lesa humanidad, que la colocarían directamente en una cárcel común.

Aparentamente, la señora de Noble, se encontraría en los Estados Unidos, y las fuentes indican que se encontraría tramitando el asilo en ese país, como perseguida política del gobierno argentino. Si el asilo no prospera en ese país, sus abogados manejan opciones donde el mismo estaría casi asegurado.

Por otro lado, otra causa azota al mismo grupo de medios y también podría tener resolución inmediata. Héctor Magnetto y Bartolome Mitre (CEOS de Clarín y La Nación respectivamente) podrían ser procesados en los próximos días en una causa relacionada con la empresa Papel Prensa.”

La página web Informado Público, con la firma de Carlos Tórtora, afirma:

¿Se internacionaliza la guerra de
Kirchner contra Clarín y La Nación?

Bartolomé Mitre estaría tramitando su asilo en Uruguay. Ernestina Noble se encontraría en los EEUU denunciando la inminente persecución.

Y copeteó:

Sería inminente la escalada del gobierno contra Clarín y La Nación. La misma tendría dos frentes: imputar penalmente a Bartolomé Mitre y Héctor Magnetto acusándolos de haber participado en delitos de lesa humanidad para apropiarse en 1977 de las acciones de Papel Prensa que eran de Lidia Papaleo de Graiver y hacer lo propio contra Ernestina Herrera de Noble, acusándola de apropiación de bebés, entre otros delitos.

Ayer trascendió que el estudio jurídico Pacheco, uno de los principales de Montevideo, estaría tramitando el asilo político de Bartolomé Mitre en Uruguay. (…) Pero la perspectiva de semejante escándalo no sería un hecho aislado. Ernestina Herrera de Noble, socia de Goldman Sachs en Clarín, se encontraría en los EEUU manteniendo contacto con los niveles más altos de la administración de Obama.

En esta agenda reservada no estaría ausente la posibilidad del asilo en un país latinoamericano y la denuncia internacional de que el gobierno argentino disfraza la persecución a las empresas periodísticas a través de la construcción de causas penales con jueces adictos y parciales. (…)”.

En este contexto, Oberdán Rocamora empuñó la PC (son tiempos de notebooks y netbooks, y hasta de iPad, pero Oberdán prefiere la PC que se le hace una Remington digital). Y no es un dato superficial porque Rocamora es el pionero en relatar la historia de Clarín, y las de los jóvenes en entredicho genético.

Esto se lee en JorgeAsísDigital

La señora Ernestina Herrera de Noble abandonó el país.

Ernestina, Marcela y Felipe

GUERRA DE CONVALECIENTES (V): Bastardeo doble. Los Derechos Humanos y el Fútbol.

escribe Oberdán Rocamora Redactor Estrella, especial para JorgeAsísDigital

La señora Ernestina Herrera de Noble abandonó el país.
 
“La Piti se cruzó”, confirma la Garganta (“Cruzar” significa, en la jerga, desplazarse hacia Punta del Este).
El regreso es improbable. Ernestina, o sea La Piti, según nuestras fuentes, “está mal. Como ida”. Dista de encontrarse en condiciones de comparecer en una audiencia judicial. Inimaginable, entonces, es la frialdad de una indagatoria.

Trasciende que, de agravarse el cuadro judicial, los 2 hijos en cuestión, Marcela y Felipe, podrían optar, en último caso, y para evitar otra detención, por esgrimir el recurso indeseable de la insanía.

Lo patéticamente grave, según nuestras fuentes, es que no se trataría de ningún pretexto judicial.

A los 85 años, la dramática actualidad de Ernestina podría inspirar al narrador menos realista. La literatura, a través de ella, está servida. Basta con transcribir, linealmente, las someras peripecias.

La muchacha de Flores evocaba aquel poema de Oliverio Girondo. En 1954 se enredó con Roberto Noble. Tenía ambiciosos 29. Podía asumir el suspenso de las triangulaciones.

Noble fue el protagonista principal de la 1º parte de su historia. Consiguió casarse con Noble, extrañamente, en 1967. El hombre -debe aceptarse- venía físicamente desvencijado. Se quedó viuda en 1969.

La Garganta cuenta que la turbulencia del amor, con los arrebatos teatrales de absorciones y pasión, brotó, recién, en 1970. A los 45, cuando era la poderosa señora directora de Clarín (Advertencia: No ampliaremos).

En cambio Héctor Magnetto, aún desvencijado como aquel Noble, permanece en la Argentina. Con fatal hidalguía, en la adversidad de la pelea, Magnetto afirma que va a quedarse en el país. “Pase lo que pase”.

Aunque se le quiebre, aún más, a Magnetto, el fragilizado frente interno. Así Kirchner y Moreno encuentren, en la primera de cambio, acaso pronto, algún juez que se atreva a esposarlo (¿igual que a Bartolomé Mitre?). El destino dejó de ser una sospecha previsible. Sobre todo desde que fue detenido José Alfredo Martínez de Hoz.

Al que el diario Clarín, paradójicamente, en nombre del desarrollismo frigerista, en “los peores años”, tanto había combatido. Con la imagen tétrica de Martínez de Hoz, detenido en la camilla, fue que le advirtieron a Magnetto, con sensatez: “Preparate, ahora Kirchner viene por vos”.

Variable de ajuste

La Guerra de Convalecientes, entre Kirchner y el Grupo Clarín, ingresa en la antesala del epílogo. El tramo de las definiciones.

En la ofensiva brutal, Kirchner avasalla desde los 3 frentes gravitantes de aniquilación.

Derechos Humanos, Papel Prensa y Ley de Medios.

Vayamos por el primero.

El frente humanitario es el que produce el alejamiento de la señora directora. El “cruce”, tácticamente temporario. Ernestina es, como tema, la prioridad básica de los hijos. Con quienes ella conforma un bloque compacto. Indestructible. Son los “grandulones”, Marcela y Felipe. Tienen 34 años. Pero aún se los trata como si fueran “los chicos”.

Ambos –Marcela y Felipecarecen del menor interés en ser recuperados. La mediatización intensa del acoso impide, incluso, que les brote el ejercicio natural de la curiosidad.

A esta altura, puede decirse que la señora Marcela es otra divorciada poco original. Con los golpes usuales, las búsquedas y las rebeldías. Como las abundantes damas de 30, ella viene del matrimonio trunco. Duró, en su caso, poco más de 2 años. Hoy vive sola, en San Isidro, en la casa de la calle Pirovano que planifica abandonar.

Tiene, según nuestras fuentes, otra “pareja”. Por las tensiones del litigio, tal como se percibe en las fotografías, se cargó 4 kilos de más. Lamenta que no pueda encarar la apreciable “vida normal”. Tomar cafés con los amigos. Traficar con los atributos del perfil bajo, los que ampliamente se confunden con la idea de la libertad.

Es periodista. Publicó un libro casi inadvertido, en colaboración con la esfinge de Herrero Mitjans. Tiene a su cargo algún suplemento de Clarín.

Marcela estimula -confirman las Gargantas-, algún resquemor con Magnetto. Con la tropa dirigencial que responde a la conducción articulada de Magnetto. Desde Pagliaro, o Jorge Rendo, hasta Pablo Casey.

Porque no los cuidaron. Ni los contuvieron. Ni los tuvieron, siquiera, en cuenta.

“Fueron, durante años, los amigos íntimos del gobierno” suele reprochar Marcela. “Socios. Y cuando se pelean con el gobierno, los que perdemos, los que quedamos desprotegidos, somos mi hermano y yo”.

Confirman las Gargantas que lo dice indignada. A sus interlocutores de máxima confianza. Pero “sin llorar”. Cuesta entender que ellos fueron la “variable de ajuste” de los dos bandos de la guerra.

Prendas secundarias, entre los altibajos de las relaciones del gobierno, o sea Los Kirchners, con el Grupo Clarín.

Debe descontar Marcela, aparte, que no les pertenece, genéticamente, a ninguna de las dos familias que la reclaman.

Depende del jubileo democrático del ADN, que se analiza en la Cooperativa de Datos Genéticos. “Pero sin derecho a la contraprueba”, confirman Gargantas del ámbito tribunalicio.

Probablemente también sabe Marcela que el trámite del jubileo viene, por si no bastara, demasiado lento. En “la cooperativa” se registran atrasos. Difícilmente se registre entonces alguna novedad significativa en los próximos 45 días.

Es probable, incluso, que surjan novedades, antes, en el otro frente simultáneo. El frente de Papel Prensa.

Que Los Kirchners, con la bolsa de Moreno, se lo carguen antes a Magnetto. Y de yapa, al asustado Mitre (tema de próximo capítulo, sólo hay que esperarlo).

Felipe suele apoyarse en Marcela. Por ser fuertemente temperamental. Por su criterio elaborado.

Casado con una abogada, Felipe, el grandulón, ya es padre. Se inicia en la responsabilidad de construir una familia, en medio de los tironeos y los reclamos de quienes lo consideran integrante de otra familia.

En el caso de ser un “nieto de desaparecidos”, Felipe también carece, según nuestras fuentes, del menor interés “en que lo encuentren”. Pero hoy ni siquiera puede debatirse su derecho, en la sociedad, “a no querer ser recuperado por nadie”.

Cabe la posibilidad, casi inimaginable, en otra vuelta de tuerca, que “la cooperativa” genética no encuentre coincidencias sanguíneas con ninguno de los familiares de los denunciantes. Los que aguardan, con similar ansiedad, el dictamen.

De ser, Marcela o Felipe, hijos de desaparecidos, Ernestina pasaría, automáticamente, a diplomarse de “apropiadora”. El riesgo delictivo legitimó la precaución del “cruce”. Haberse “cruzado”.

Final con premio

La prioridad del gobierno, en materia humanitaria, es promover, para el Premio Nobel de la Paz, a las Abuelas de Plaza de Mayo. Emblematizadas en la señora de Estela de Carlotto.

Es el galardón que “las abuelas” se merecen. Una lástima, en cierto modo, que sean públicamente utilizadas, hasta el manoseo, en la estrategia de otra guerra. Que contiene a los derechos humanos, también, como otra “variable de ajuste”. Entre los altibajos de la relación entre Kirchner y Clarín.

Es en el marco de la postulación, que la señora de Carlotto, la infatigable luchadora, se desplazó hacia Sudáfrica. No existe vitrina más redituable que el torneo mundial de fútbol.

El objetivo oficial es instalar, hasta la exaltación, la imagen más fuerte. Consiste en asociar la reivindicación humanitaria, instrumentalmente banalizada, con la emotiva atención que genera, colectivamente, la selección argentina.

En el éxtasis de la ofensiva final, en la antesala del epílogo, Los Kirchners no vacilan en recurrir a las tentaciones del bastardeo doble. Aparte de manosear, con imperdonable grosería, la causa digna de los derechos humanos, deciden bastardear también la pasión natural que genera el fútbol. Como aquellos militares. Aunque sean, las razones, antagónicas.

Oberdán Rocamora
para JorgeAsísDigital

______________________________________________________________________________________

Investigan conexión uruguaya con hijos de dueña de Clarín

La militante desaparecida María Emilia Islas, madre de Mariana Zaffaroni, sería la única uruguaya que podría ser la madre de uno de los hijos adoptivos de la dueña de Clarín, Ernestina Herrera de Noble. Según averiguó Montevideo Portal en unas seis semanas estará el resultado de los análisis de ADN. El dirigente del PVP, Raúl Olivera aseguró que no puede descartarse la posibilidad.

En las últimas horas el diario argentino Punto Jus afirmó que uno de los hijos adoptivos de la dueña del diario Clarín, Ernestina Herrera de Noble, sería de un detenido desaparecido uruguayo.

En Buenos Aires la Justicia investiga la verdadera identidad de Marcela y Felipe Noble Herrera, señalados por las Abuelas de Plaza de Mayo como hijos de desaparecidos. Desde Abuelas de Plaza de Mayo señalaron a Montevideo Portal que el caso, a cargo de la jueza Sandra Arroyo Salgado, se encuentra en pleno proceso de contraste de muestras de ADN.

Según explicaron, aún faltan unas seis semanas para que las muestras de ADN sean contrastadas con el archivo de muestras de hijos de detenidos de desaparecidos que tiene el Banco Nacional de Datos Genéticos. Las fuentes señalaron que el procedimiento se realiza con todos, sin dar prioridad a ninguna de las muestras, ni separar por países, contando con muestras de todo el cono sur.

Según informó el militante de Partido Por la Victoria del Pueblo, Raúl Olivera, la única posibilidad de que sea hijo de un uruguayo es la de María Emilia Islas, sobre quien meses atrás se conoció que habría estado embarazada en cautiverio.

Olivera dijo a Montevideo Portal que María Emilia Islas, madre de Mariana Zaffaroni, comentó a una compañera de celda en Automotores Orletti que tenía un retraso en la menstruación en setiembre de 1976: “Lo que nosotros tenemos como testimonio es que le comentó a una compañera que tenía un retraso”, señaló Olivera, haciendo hincapié en que el retraso puede haberse debido a las circunstancias vividas en el centro de torturas. “Es una posibilidad que no hay que descartar, pero que hay que tomar con cuidado”, agregó.

En octubre de 1976 Islas fue trasladada de Automotores Orletti a la sede del Servicio de Información y Defensa en Bulevar Artigas y Palmar. En diciembre de 1976, el represor Manuel Cordeo actualmente preso en Argentina por violación a los derechos humanos, le habría dicho al dirigente Álvaro Nores que iban a dejar en libertad a María Emilia porque además de ser muy bonita, estaba embarazada.

Al ser consultado sobre unas presuntas cartas que habría recibido la madre de María Emilia, María Esther Gatti, donde Emilia hacía referencia a su embarazo, Olivera señaló que no tenía conocimiento del asunto, descartando la posibilidad de que esas cartas hubiesen sido ocultadas.

María Emilia Islas y Jorge Zaffaroni fueron secuestrados junto con la hija de ambos Mariana, el 27 de setiembre de 1976 y llevados a Automotoras Orletti. Allí estuvieron los niños Victoria y Anatole Julien junto con Mariana Zaffaroni que fue apropiada por Miguel Ángel Furci, ex agente de la SIDE.

La investigación judicial sobre los hijos adoptivos de Ernestina Herrera llevó a la dueña del grupo Clarín a exiliarse en Estados Unidos, donde pediría asilo, al considerarse una perseguida política por Néstor Kirchner y Cristina Fernández.

La causa fue abierta por Abuelas de Plaza de Mayo en 2002, tras constatar varias irregularidades en el proceso de adopción de Felipe y Marcela, entre las que se encuentra la presentación de testigos cuyos testimonios no pudieron ser corroborados y la adjudicación como madre de Felipe a una mujer con nombre falso que presentó el documento de identidad de un varón.

De comprobarse estas maniobras Ernestina Herrera podría ser procesada por delitos de lesa humanidad y, según el diario que afirmó que se trataría de un uruguayo, la jueza Arroyo ya tendría pronto el auto de procesamiento.

Montevideo Portal. Gentileza Ivonne Leites

Nota relacionada: Mariana Zaffaroni podría tener un hermano o hermana sobreviviente

______________________________________________________________________________________

Carta de Matías Reggiardo Tolosa (nieto recuperado)

Caso Noble Herrera : “Quisiera hacerles comprender el valor que tiene la verdad”

Matías Reggiardo Tolosa, uno de los mellizos apropiados por el ex comisario Samuel Miara, analiza la situación que atraviesan Felipe y Marcela, los hijos adoptivos de la Ernestina Herrera de Noble.

Por Matías Reggiardo Tolosa | 14.06.2010

Gonzálo y Matías Reggiardo Tolosa y su apropiador, el genocida Samuel Miara alias “Cobani”, integrante de los grupos de tareas de Seguridad Federal y torturador de los distintos centros de detención del circuito ABO, Garage Azopardo, Automotores Zepita y otros.

Con el caso de Marcela y Felipe se trae a la luz pública, por su altísimo impacto y voltaje político, los pormenores de la tramitación de una causa por supuesta sustitución de identidad. El gran público, deshabituado a la delicada temática que esto implica, hace conjeturas con respecto a las implicancias de los procedimientos judiciales y a los matices de las variables éticas en juego, como si se tratase de un caso innovador, cuando en realidad la justicia solamente aplica la ley vigente basada en una amplia jurisprudencia que incluye varios pronunciamientos de la Corte Suprema en la materia.

El 17 de noviembre de 2009 el Senado convirtió en ley el proyecto que, mediante una modificación del código Penal, habilita la obtención de material genético por distintos métodos alternativos a la extracción compulsiva de sangre, y a su vez crea el Banco Nacional de Datos Genéticos bajo la órbita del Ministerio de Ciencia y Tecnología.

 
Esta ley vino a cubrir un amplio vacío legal en la materia, ya que la naturaleza de los hechos investigados y las implicancias de las paradojas por colisión de derechos involucrados, dejaban a los magistrados en un lugar donde la propia conciencia y juicio primaban frente a la falta de piezas legislativas concretas, contando sólo con alguna jurisprudencia y doctrina constitucional.

Es así que a lo largo de los años frente al surgimiento de distintos casos en los cuales, por una cuestión cronológica, primero se trataba de menores y luego de adultos, distintos magistrados fueron resolviendo casos, algunos con mayor fortuna que otros. De este modo se fue construyendo el edificio jurisprudencial que teniendo como hito fundamental el caso de Evelyn Vázquez, alcanza su punto culminante con el pronunciamiento de la Corte Suprema en el caso Prieto, en agosto de 2009. Esa sentencia sirvió como pilar fundamental para que el equipo legal de Abuelas de Plaza de Mayo terminara de darle forma al proyecto de ley cuya sanción fuera antes mencionada.

En aquel fallo los actuales integrantes del máximo tribunal de la República vuelcan su parecer con un dictamen general y con algunos dictámenes en disidencia que, si bien vuelven a rechazar la extracción compulsiva de muestras hemáticas como método de prueba válido, reafirman con incontrastable claridad la obtención compulsiva de muestras genéticas mediante la utilización de otros métodos que no afectan en forma directa al cuerpo de la persona, sino que guardan relación con la recolección de objetos íntimos de uso personal.

Por todas estas amplias razones y teniendo en cuenta en primer lugar el amplio y ganado prestigio del Tribunal Supremo (que ha dado muestras sobradísimas de independencia del poder político, poniendo límites claros y siendo garante último de la división de poderes en la sentencia sobre utilización de DNU), y la forma en la que se sancionó la ley (con números holgados dado a que una parte de la oposición acompañó, y aún quienes presentaban objeciones compartían el espíritu de la misma), es que hablar de “vejaciones” para describir la conducta de una jueza que a diferencia del magistrado que la precedió, se ajusta estrictamente a la ley, es no solamente desafortunado, sino que implica sindicar como cómplices de esas vejaciones a gran parte del Congreso y de lo más prestigioso del poder judicial.

Es en ese marco en el cual teniendo en cuenta mi posición personal de apoyo a la mencionada ley, puedo llegar a comprender a quienes disienten con la misma en el marco de una argumentación jurídica válida, de la cual ha habido muestras a lo largo de los años. Sin embargo no puedo comprender el hecho de arrojar deliberadamente al barro de la encarnizada lucha política actual entre el gobierno y el multimedio un tema tan delicado que precede de amplísima forma la mencionada disputa, máxime poniendo en la balanza el largo historial de dilaciones inexplicables y privilegios ganados a fuerza de lobby salvaje por parte de la imputada.

Desde el punto de vista más personal y teniendo en cuenta los acontecimientos que signaron mi vida, no puedo más que observar con pesar el comunicado en el que Felipe y Marcela describen su sentir, ya que puedo percibir profundas incoherencias en el mensaje. Ellos quieren mostrarse libres y deseosos de conocer la verdad, pero a su vez renuentes al proceder ajustado a derecho por poner increíblemente en tela de juicio la intachable integridad del Banco Nacional de Datos Genéticos. Todo esto ignorando por cierto las garantías y contrapruebas que rodearían al proceso si ellos se decidieran a colaborar.

En las ansias más profundas de mi corazón habita un sentimiento de hermandad muy profundo, cuyos orígenes tienen que ver con los innegables paralelismos entre este momento en particular de ellos y mi propia historia. En mi espíritu habita de forma indeclinable, no sin cierta dosis de impotencia, la necesidad profunda de hacerles comprender el sentido más elevado del intangible pero inconmensurable valor de la verdad, de ayudarlos a conocer la paz luminosa que invade el alma al caminar por la vida abrazando el infinito valor de la verdadera identidad.

NOTICIAS RELACIONADAS.

Dos nietos recuperados cuentan su pasado común.

Una foto cargada de historia. Los apropiadores de Juan Cabandié y de Matías Reggiardo Tolosa eran amigos y compartían viajes y cumpleaños.

_____________________________________________________________________________________

El seleccionado argentino apoya la postulación de Abuelas para el Nobel de la Paz

“En el 78 llorábamos con cada gol, este campeonato nos llena de esperanza”

La presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, vio la práctica del equipo que dirige Diego Maradona, con quien se reunirá esta tarde. El seleccionado argentino apoya la postulación de Abuelas para el Nobel de la Paz. “Gracias por venir, las quiero mucho”, le dijo Maradona a Carlotto.

La titular Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, aseguró hoy que “en el Mundial del 78 con cada gol que se hacía los papás de los desaparecidos llorábamos”, mientras “este campeonato nos llena de esperanza”, tras mantener un encuentro con el entrenador del seleccionado argentino, Diego Maradona.

Carlotto, quien se encuentra en Sudáfrica promocionando la candidatura al premio Nobel de la Paz para las Abuelas de Plaza de Mayo, visitó hoy el predio donde entrena el seleccionado argentino para agradecer a Maradona el apoyo brindado a la postulación de la organización y desearle “el mejor de los éxitos”.

“Estoy muy feliz y emocionada de poder encontrarme con este ídolo nuestro e internacional”, dijo Estela a la prensa en el Centro de Alto Rendimiento de Pretoria luego de fundirse en un abrazo con Maradona.

El astro argentino, quien siempre respaldó la labor de las Abuelas, le entregó a Carlotto un banderín del seleccionado y luego de dialogar con ella afirmó: “Todos los argentinos queremos saber la verdad”.

“Me encantó la ternura de sus palabras. Le agradecí por su hija Dalma, que es muy solidaria, y a través de su arte, del Teatro por la Identidad, nos ayuda a buscar a nuestros nietos”, contó Estela sobre el diálogo que tuvo con Diego.

“Qué lindo sería que la Argentina se merezca el premio que es la copa, y el premio Nobel que es para todos”, añadió.

La Selección Argentina de Fútbol apoya a las Abuelas

En el partido de fútbol que se disputó ante Canadá en el marco de los festejos del Bicentenario, el 24 de mayo, la Selección de Fútbol Argentina desplegó en la cancha una bandera apoyando la candidatura de las Abuelas de Plaza de Mayo al Premio Nobel de la Paz.

Apoyemos al Premio Nobel de la Paz para las Abuelas de Plaza de Mayo firmando en

www.abuelasdelapaz.com.ar

apoyemos a las abuelas
También podés unirte y recomendar la iniciativa en Facebook y Twitter.

Abuelas de la Paz

NOTICIA RELACIONADA.
Horacio Copani: Abuelita ¿qué hora son?

_____________________________________________________________________________________

Investigación: Editorial Perfil, Clarín, La Nación y el caso Graiver

Cómo callaron el secuestro y la tortura de los dueños de Papel Prensa. El anticipo del libro y las tapas que la editorial de los Fontevecchia le dio al represor Camps.

El silencio cómplice

Exclusiva. En junio del ’83, a cuatro meses de las elecciones, Camps expuso sus “ideas” en La Semana.

Por Carlos Romero y Jorge Repiso

En las últimas semanas, varios artículos periodísticos aportaron valiosas revelaciones de la historia silenciada de Papel Prensa en dictadura. Estas propias líneas se suman a la misma búsqueda. Bienvenido sea lo que hoy pueda escribirse sobre esa trama de torturas, negociados y complicidades. Ayuda a compensar todo lo que se acalló, todo lo que se tapó, cuando la Junta Militar y sus socios civiles de la prensa local coordinaban fuerzas para quedarse con el estratégico monopolio del papel.

Una conveniente cortina de plomo que se mantuvo aun hasta los últimos días del régimen, cuando un sector del periodismo seguía ocultando la persecución y el tormento padecido por la familia Graiver, ex dueños de Papel Prensa, a quienes el aparato represivo convirtió en una de sus presas favoritas. El “cazador” de los Graiver y sus allegados fue el represor Ramón Camps, quien en dictadura tuvo una tribuna de privilegio en la revista La Semana, de Editorial Perfil.

En las páginas de ese magazine semanal, cuya continuidad en 1989 fue Noticias de la Semana, Camps dio dos entrevistas exclusivas, marcadas por el tono distendido y la gran empatía con su entrevistador, y donde el general presentó un adelanto de su libro El poder en la sombra, sobre “el caso Graiver”.

En esas paginas ventiló las “confesiones” que había obtenido en los centros clandestinos de detención y las mesas de metal en donde sus hombres aplicaban picana eléctrica a los familiares, socios y allegados al banquero fallecido David Graiver.

En un ida y vuelta sin preguntas molestas, Camps agitó el fantasma del regreso de la “subversión”, advirtió sobre una posible “guerra permanente”, se postuló como la solución a las divisiones políticas del país, atacó a las Madres de Plaza de Mayo y al Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, y sostuvo que “a veces es sobre la sangre sobre la que se edifican los grandes éxitos”.

Los reportajes no fueron hechos en los primeros y más oscuros años del terrorismo de Estado, cuando Camps era jefe de la Policía Bonaerense y junto a su mano derecha, Miguel Etchecolatz, disponían de la vida de miles de civiles. Fueron a principios de junio de 1983, cuando la dictadura estaba en retirada, jaqueada por la crisis económica, el descrédito y las denuncias de centros clandestinos y desapariciones.

Cuando el militar fue convocado para que se explayara en su “investigación” sobre los Graiver y otros empresarios judíos, apenas faltaban cuatro meses para las elecciones democráticas que llevarían a Raúl Alfonsín a la presidencia.

Fue en ese escenario que Camps, uno de los personajes más macabros de la historia argentina, que dos años antes había sido denunciado ante todo el mundo por el periodista Jacobo Timerman, a quien sometió a terribles tormentos en el “chupadero” de Puesto Vasco, le contó su “verdad” –y en exclusiva– a la prensa.

Papel picado. En uno de esos artículos, el militar hizo explícita su mirada sobre la operación por la que tres diarios, en sociedad con las tres armas, se quedaron con Papel Prensa. “Los compradores –me refiero a Clarín, La Nación y La Prensa– lo hicieron de buena fe, incluso fue un buen negocio para Graiver”, dijo Camps, en sintonía con el discurso oficial de los medios.

Varios años antes, entre marzo y abril de 1977, mientras los integrantes del grupo Graiver, los mayores accionistas de Papel Prensa, eran secuestrados y sometidos a tormentos, los diarios Clarín, La Nación y La Razón, asociados en la empresa Fapel SA, mostraban en sus portadas las virtudes industrialistas de la dictadura miliar y anticipaban los beneficios que reportaría para el país la puesta en funciones de la planta ubicada en San Pedro, que sería inaugurada el 27 de septiembre de 1978 en un brindis que contó con la presencia de Jorge Rafael Videla y otros jerarcas militares.

* La nota completa, en la edición impresa de Veintitrés

_____________________________________________________________________________________

Una política de saqueo, tortura y muerte

Por: Jorge Devincenzi

Las maniobras ilegales de José Alfredo Martínez de Hoz para favorecer a los grupos económicos.

Para producir el desempate social que la justificara, la dictadura cívico-militar asestó un golpe mortal sobre el Estado inclusivo creado por el primer peronismo, tarea que se completó en los ’90. Martínez de Hoz debe ser considerado, como Rivadavia, un hombre que se adelantó a su época.

Esta reconfiguración que nos volvería al mítico granero del mundo requirió del terrorismo estatal para apurar la concentración de la economía a favor de los grupos que se apoderaron del Estado, que a su vez funcionaban como socios menores de los grandes factores del poder económico mundial. Sin los contrapesos de la democracia, se implementó una política discrecional de saqueo que generó un descomunal botín constituido por bienes públicos y privados.

Los delitos con motivación económica fueron de muy amplio espectro, como algunos antibióticos, y para realizarlos fue habitual que se recurriera al secuestro, la tortura y la muerte clandestina.

La siderúrgica Acindar (en ese entonces de la familia Acevedo, y de la que Martínez de Hoz era gerente) absorbió a varias de sus competidoras (Gurmendi, Marathon, Grassi, Aceros Santa Rosa) pero también secuestró y desapareció a las comisiones internas y convirtió a la planta en un centro clandestino de detención.

La impunidad típica del poder tradicional se potenció con el uso del terror estatal. Desde la deuda externa argentina financiada con dinero argentino depositado en el exterior hasta los muebles y televisores que levantaba la patota al reventar una casa, o las extorsiones a familiares de las víctimas.

Desde el secuestro de tenedores de acciones para derrumbar la valorización bursátil de una empresa, hasta la falsificación de escrituras o la firma de actas de directorio con los accionistas secuestrados para hacerse de viviendas, campos y establecimientos fabriles.

También las disputas internas se resolvían con métodos violentos, y donde ponían el ojo solían poner también la bala. El banco de Hurlingham, propiedad de David Graiver, fue intervenido por decreto de Videla, que designó al abogado Aurelio Cid al frente de la entidad. Cid, que había sido socio de Martínez de Hoz en su estudio, nombró como gerente a Enrique García Mansilla, que reportaba a Massera.

Ambos serían secuestrados después por un grupo del Ejército enfrentado a Martínez de Hoz, y luego Suárez Mason obtuvo como trofeo la conducción de YPF. Cid no parece haber aprendido nada de esa experiencia porque hoy es adherente del minigrupo político conducido por Ricardo López Murphy, que en esa época asesoraba a Martínez de Hoz al frente de la consultora Fiel.

En el mismo orden puede considerarse el homicidio de Miguel Padilla, asesor de Martínez de Hoz y ex abogado de ingenios azucareros, ejecutado al salir de su casa en Olivos por un grupo de la Esma. Aunque el hecho fue atribuido a Montoneros, un télex enviado a Washington por la embajada de EE.UU. en Argentina revela que resolvió alguna interna del poder quizá relacionada con el caso Gutheim, porque Padilla se aprestaba a viajar a Hong Kong.

El director de Inversiones Extranjeras Casariego de Bel desapareció para ocultar el fraude al erario cometido por la Ítalo contra el Banade por la compra de bienes de capital.

El grupo comandado por Guglielminetti desarrollaba una guerrita privada contra entidades financieras con directivos que profesaban la confesión judía. En el período desaparecieron unos 70 bancos y compañías financieras, en beneficio de las de origen extranjero gracias a una ley que todavía rige.

La colaboración de civiles fue decidida en Economía luego de que el Ejército advirtiera que no poseía “capacidad técnica” para obtener información valiosa en interrogatorios, y no es improbable que el desbocado Juan Alemann supervisara las distintas operaciones “financieras”.

Por temor, sólo una pequeña parte de los afectados por estas maniobras ilegales se presentó ante el Estado. Los tiempos hoy lo permiten.

Tags:
Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: