Caso Palmat. Las patas cortas de la mentira

¿Se acuerdan que los diputados del grupo A, querían conservar en secreto las declaraciones del ex embajador Sayous que supuestamente incriminaban a funcionarios venezolanos, que compartirían comisiones de una trader, que intermediaba la venta de maquinarias agrícolas, exportadas por nuestros industriales?

¿Se acuerdan que nunca quisieron recibir a Timerman que tenía evidencias de lo inconsistente y fraudulenta de dicha denuncia?

¿Se acuerdan de la alharaca que hizo uno de las que la maquinó, el mismísimo Presidente de la comisión, un felpudo de Duhalde, Alfredo Atanasof? ¿Se acuerdan de la resonancia que tuvo en TN, donde los acusadores como Amadeo otro alcahuete de Duhalde paseó su desvergüenza dándole pie a Bonelli y Silvestre?

¿Se acuerdan de las penosas declaraciones de Eliaschev y Leuco rasgándose las vestiduras con la Bullrich y atacando a Agustín Rossi, que defendía tenazmente la limpieza de la comercialización, develando las invenciones en que se sostenían?

¿Se acuerdan de la moralina de Carrió con Aguad en el programa de Grondona?

¿Se acuerdan cuando la Bullrich, con la lengua trabada y el gesto culposo, no podía dar respuesta frente a la Di Tullio, cuando ésta la conminaba a declarar la verdad de lo que realmente habían oído en la Comisión, muy opuesto a lo que anunciaban, utilizando medias palabras que dejaban traslucir que se había denunciado con pruebas?

No importa que puntualmente no se acuerden de cada uno de estos episodios, así fue.

No faltó espacio mediático en que no sembrasen injurias y descalificaciones. Ahora se cae a pedazos la denuncia y queda al desnudo las intencionalidades de la operación, fundada en su explosión mediática.

¡Como no advertir que fue una de las tantas operaciones mediáticas orquestadas por el arco opositor y conducidas por Magnetto!.

Vendrán otras, que oportunamente también serán creíbles y tendrán también enormes resonancias. Aplican la estrategia de acumular noticias para acallar o ocultar la verdadera información.

El costo de disfrutar de la tecnología aplicada a la comunicación, es la necesidad de decodificar cada discurso de los medios. Sin esa práctica somos corderitos para el degolladero. Vuelve a tener vigencia, la moraleja que deja el cuentito del pastorcito mentiroso.

Se apaga el ‘caso Palmat’: El fiscal Pollicita se queda sin argumentos

El denominado ‘caso Palmat’ conmovió a la industria de maquinaria agrícola pero también a los exportadores industriales y a todo el comercio bilateral con Venezuela. Sin embargo, hasta ahora el fiscal Gerardo Pollicita no ha logrado probar las denuncias de irregularidades y el testimonio del licenciado en Administración, César Humberto Albornoz resultó demoledor para la Fiscalía.

Casopalmat

Leer más…

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: