CFK. Palabras en el 43º aniversario de FADEEAC

PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ, EN EL ACTO DE CELEBRACIÓN DEL 43º ANIVERSARIO DE LA FEDERACIÓN ARGENTINA DE ENTIDADES EMPRESARIALES DEL TRANSPORTE DE CARGA (FADEEAC), REALIZADO EN EL HOTEL HILTON DE LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES

25-11-2010 / Muy buenos días a todos y a todas; señor presidente de la FADEEAC; señoras y señores empresarios: en primer término, felicitaciones Luis, porque sé que hoy pasado también una cosa importante, la reelección como presidente de la FADEEAC, la sexta, felicitaciones. (Aplausos).

Felicitaciones también por haber logrado el objetivo que se habían propuesto en la última reunión que tuvimos en la Casa de Gobierno y que era que Argentina, nuestra querida Argentina, fuera sede de este Congreso del Transporte de Carga Internacional.

Estamos muy orgullosos, muy contentos que un evento de esta importancia en el mundo de la economía y también en el mundo del turismo, obviamente tenga lugar en nuestro país donde el turismo, ustedes lo saben, está convirtiéndose en uno de los ingresos y conformación del PBI también muy pero muy importante.

Así que felicitaciones, porque es un aporte del sector del transporte al desarrollo turístico del país, no tengas dudas y quiero agradecérselo en nombre del sector turístico y de todos los argentinos en definitiva.

La otra, es que me encantaría quedarme a almorzar como siempre lo he hecho, pero voy a dejar a todos los que están sentados a la mesa para que coman, pero yo me tengo que ir a Guyana, tenemos reunión de la UNASUR y tengo que trasladarme allá.

Yo lo escuchaba recién a Luis hablar del crecimiento del país y uno puede percibirlo en todos los sectores, pero uno de los sectores donde más se puede percibir el crecimiento del país, ha sido precisamente en este sector, en este segmento de la actividad económica, el transporte de cargas, desde lo que es en sí la Federación, su tamaño, su potencialidad, la cantidad de chóferes inscriptos, la cantidad de empresas familiares.

Vengo hace unos instantes de inaugurar el 60 % del tendido de la línea de alta energía NEA-NOA, de inaugurar el ciclo combinado de Loma de la Lata, más megavatios. El gobernador de Formosa nos decía lo que esto significa para Formosa en generación eléctrica.

Hoy, la potencialidad que tiene Formosa  es de 170 megavatios. Con esta línea de alta tensión pasa a tener potencialidad de consumo de 1.150 megavatios. Imagínense lo que esto significa en términos de poder radicar industrias y actividad económica.

Y también comentábamos en la reunión -y esto tiene que ver también con la necesidad de seguir sin lugar a dudas y no pongan la más mínima incertidumbre- que el plan de infraestructura vial conjuntamente con el de energía va a seguir a fondo con todo. (Aplausos)

Recordaba también el gobernador de Formosa lo que fue la ruta Nº 81 donde transversalmente cortamos por el medio a Formosa en la famosa ruta de Capricornio que sigue también con Salta, porque ha habido una transformación profunda en el país y en modelo de crecimiento y de producción.

Lo que antes se nucleaba en el centro, lo que era el centro, la Pampa húmeda, ahora, en términos de vinculación con los grandes centros de producción de consumo de la región e inclusive de Oriente, ha pasado a estar casi al Sur, y el centro se comienza a desplazar a toda la región NEA-NOA también con su vinculación con Bolivia, con Paraguay, con el sur del Brasil, con su salida por Chile, con lo cual la infraestructura debe acompañar esta transformación del modelo de crecimiento con un fuerte federalismo para que además, los recursos puedan procesarse en sus lugares naturales y no ser acarreados hasta aquí. Ustedes lo van a tener que acarrear hacia otros centros internacionales o hacia el Pacífico.

Por eso, el crecimiento del sector ha sido directamente geométrico como ha sido también vinculado con el crecimiento del país.

Cuando el país estaba achatado, cuando el país no producía, ustedes no tenían nada que transportar. Cuando simplemente queríamos o querían que fueran una economía de servicios, qué podían transportar; la carga transporta producto, no hay otra forma y para transportar producto hay que producir, hay que tener energía, hay que tener infraestructura.

Por eso me enorgullezco de decir que somos el gobierno que más autovías también ha construido y está construyendo en la República Argentina como es la ruta Nº14, como es la ruta Nº 9, como también es la ruta Nº 40 y como tenemos que seguir desarrollando esto fuertemente en todo el país.

La inversión pública, la inversión del Estado ha pasado de ser el 0,7 del PBI en el año que Kirchner asumió como presidente al 4,3 % de un PBI que es el doble del que teníamos en el 2003.

Ustedes mismos, estas reuniones, los propios centros que hoy tiene la Federación, no existían antes del 2003. Esto revela el crecimiento y tenemos que seguir apostando fuertemente a esto. Por eso también creemos en la necesidad de un diálogo serio, maduro y profundo entre los distintos sectores que componen la actividad económica.

Porque como decía recién el titular de la FADEEAC, no se pueden aprovechar determinados sectores de su posición dominante, para pagar miserias por servicios que son más importantes. Porque además es muy necio, porque si le quitan inversión al sector que le transporta el producto se lo va a transportar mal también; todo hace a la competitividad de la economía.

Y para que finalmente el resultado de la competitividad argentina sea óptimo, son todos los sectores los que tienen que mejorar en su competitividad y no creer que sacándole un poco más al otro se va a beneficiar más. Eso tiene patas cortas, ya se probó durante la década de los ’90.

Y en el mundo se comprobó también que esto no da resultado, tiene que haber mucha equidad también – aunque parezca un contrasentido – en el mundo empresario, en el que sólo se habla de rentabilidad. Hay que entender que todos los sectores tienen que desarrollarse en forma armónica para seguir sosteniendo el crecimiento. La equidad no es solamente entre los sectores del trabajo; la equidad es un país que crece en forma igualitaria y equitativa.

Yo creo que el instrumento de la discusión por cámaras empresariales, porque también tenemos que tener parámetros generales pero obviamente tenemos que ir sobre cada actividad, discutiendo las características, cómo es esa actividad, con qué sectores se vincula.

También tenemos que impulsar desde el Estado que ese tratamiento sea equitativo en todos los sectores y así lo vamos a hacer como lo hemos hecho siempre. (Aplausos)

Un tema que abordé, el año pasado, y que todavía sigue y que no afecta solamente al sector de transporte de cargas, que es el famoso tema de los seguros, de las ART, es un tema que vamos a tener que abordar también en este marco de discusión de acuerdo para terminar – entre otras cosas – con la industria del juicio también en la República Argentina. (Aplausos).

Sé qué hablo, sé que esto me va a valer la crítica de algunos colegas porque soy abogada, pero sé de qué estoy hablando.

Hay una película muy hermosa, no sé si la han visto, “Carancho”, no sé si la han visto, un excelente filme donde muestra el trasfondo, el submundo de lo que significa el aprovechamiento de las desgracias, o de la pérdida de algo para sobre eso montar una empresa, no para darle al que sufrió la pérdida que recibe – casi siempre – una milésima parte, sino para todos los intermediarios, que tienen ese nombre “caranchos”, porque precisamente lucran con la desgracia.

Pero en esto vamos a tener que trabajar como una política de Estado, porque en realidad las dos grandes claves en la discusión de los accidentes de trabajo, que era el intimidité y la doble vía para mí si tengo que elegir el verdadero problema es resolver el tema de la doble vía. (Aplausos).

Y también ver si podemos incorporar en definitiva, si no se avienen los sectores, las figuras de las mutuas también porque si no en definitiva estamos trabajando para otros que tampoco ayudan a solucionar los problemas, pero vamos a tener que trabajar con otros poderes del Estado, porque -como todos ustedes saben- en realidad esto no fue ni un problema del Poder Ejecutivo, ni un problema del Poder Legislativo tampoco, sino que la Justicia, la cual obviamente tiene la palabra ultima y definitiva, declaró la inconstitucionalidad.

Yo creo que allí habrá que tener una política de Estado en el tema de competitividad de la economía que resguarde el derecho de los trabajadores a tener la justa indemnización. Pero estoy hablando y que se escuche bien de los trabajadores, no de los estudios jurídicos, que es otra historia esa.

Y creo que hay que puntualizar porque en definitiva nadie quiere – y mucho menos quien les habla – que se vea afectado o vulnerado el derecho de los trabajadores a tener una justa indemnización. Pero yo quiero que el dinero llegue a los trabajadores y que además el empresario tenga la certeza que cuando se produce un accidente cuánto les va a costar ese accidente; discúlpenme la crudeza del término porque estamos hablando de vidas humanas, de discapacidades, pero tenemos que ser sinceros.

El trabajador debe recibir lo justo y también el empresario saber cuánto puede costarle esa siniestralidad. Y en ese sentido, vamos a tener también -y lo estábamos hablando con el ministro de Planificación recién cuando hablaba Luís- incorporar en las discusiones del ministerio de Economía, en la Superintendencia de Seguros para trabajar fuertemente sobre este tema.

El tema de la infraestructura – les vuelvo a reiterar – vamos a seguirlo trabajando muy fuertemente. Las perspectivas, luego de la sequía, del 2009, son más que buenas; vamos a tener una gran producción.

Hace unos días autoricé, inclusive, aumentos de cupos; en los próximos días vamos a volver a autorizar nuevos aumentos porque realmente viene muy bien la cosecha.

Y yo quiero decirles que también lo importante de todo esto es lograr sostener las variables macroeconómicas del modelo en un mundo, que no hace falta que se los cuente, está bastante complicado, si uno mira los países en desarrollo con amenazas de defaults. Nosotros, ayer, anunciamos también un plus para nuestra clase pasiva, que va a inyectar al mercado más de 2 mil millones de pesos.

Hemos hecho del sostenimiento de la demanda agregada, que también a ustedes los beneficia en forma directa porque es consumo, y cuando hay consumo tienen que transportar.

Todo confluye, entonces, para que cada sector y fundamentalmente también las políticas activas del Gobierno pongamos todo lo que hay que poner para seguir con este crecimiento que ya llevamos, en los últimos 12 meses, un 9 % de crecimiento y también con un fuerte descenso de la desocupación, si comparamos el tercer trimestre del año 2009, que no llegó al 9.1 %, con este 7.5 % de desocupación, del tercer trimestre del año 2010.  (Aplausos).

Nada es mágico, se debe a la fuerte inversión contracíclica que pusimos el año pasado, ayudando a muchísimas empresas.

Yo sé que Luís me va a decir ahí lo que me dice Hugo Moyano: “fuimos el único sector que no pidió REPROS”. Y es cierto, fue el único sector que no acudió al sistema de los REPROS, que es la ayuda del ministerio de Trabajo para complementar salarios, que si se hizo en otras actividades donde realmente tuvimos momentos muy críticos con amenazas de despidos y desvinculación.

Y ustedes saben que el gran objetivo que nosotros nos planteamos, en ese año de la crisis, fue mantener el vínculo laboral y no nos equivocamos. Nosotros teníamos que mantenerles el salario a los trabajadores; mantener el salario a los trabajadores es mantener el nivel de consumo.

Ayer, declarando el vino como bebida nacional, siendo el 5to país productor de vino en el mundo somos el 9no exportador porque el 77 % se consume en el mercado interno y el resto se exporta, con lo cual estamos viendo que precisamente la solidez  -estoy hablando únicamente de ese sector, yo sé que en el sector de granos tenemos un gran saldo exportable- pero para que ustedes vean la importancia de seguir sosteniendo un fuerte mercado interno, que se fue desarrollando sobre la base del logro de mejoras salariales a los trabajadores.

Llegamos, el año pasado, a firmar 1.331 convenios colectivos de trabajo.

Y yo creo que precisamente el entender cómo funciona y cómo debe funcionar una sociedad con cohesión, una sociedad en la cual todos los sectores sigan creciendo, que todos puedan participar de la mejor calidad de vida.

Alguien decía, el otro día, que puede un país tener un gran PBI, un gran Producto Bruto Interno, pero si no da condiciones de vida para que todos los ciudadanos puedan acceder a la educación, a la salud, a un trabajo digno, a la idea del progreso, a la idea de que uno va a vivir mejor si sigue trabajando el día de mañana y poder darle mejor vida a sus hijos. Bueno, se hace muy difícil mantener la cohesión si esto no sucede.

Yo creo que el gran mérito – entre otros – que hemos tenido, del año 2003, además de los defectos que seguramente siempre se encargan de puntualizar los demás, para que vamos a hablar, hay bastante dispuestos a hablar de ellos, así que vamos a hablar nosotros de lo que consideramos un mérito ha sido precisamente construir mucha confianza en nosotros mismos y la convicción de que ningún argentino va a vivir mejor a costa de que otro argentino viva peor.

Esto lo tenemos que internalizar profundamente, pensar que vamos a vivir mejor porque el otro tenga que vivir peor es no entender cómo funciona el mundo, la economía y la sociedad.  (Aplausos).

Y la verdad que cuando uno participa en las reuniones, donde Argentina es miembro, en las reuniones del G-20, donde nos toca participar, yo digo y pienso muchas veces, qué cosa ¿no? cuando los escucho y veo lo que pasa. Veo entonces lo que hablan, cómo se mueven, las cosas que proponen realmente digo: “por qué esa fascinación durante tanto tiempo en las élites dirigentes en nuestro país de mirar afuera esperando como si fueran gurúes o que de afuera fueran a venir soluciones mágicas”.

Yo les puede asegurar que no son distintos a nosotros, no son mejores ni peores, tenemos discusiones, ideas pero créanme que la Argentina tiene un modelo de país y de acumulación que podemos mostrar con mucho orgullo en los grandes centros del mundo y frente a los países más desarrollados.

Y la verdad que siento muchas veces que hemos perdido el tiempo en discusiones estériles e inútiles y creo que hay que recuperar ese tiempo perdido como lo hemos venido haciendo y como debemos aún redoblar el esfuerzo para seguir recuperando todo lo que hemos perdido, durante muchas décadas.

No nos ha ido mal, tenemos y vamos a ingresar al octavo año del crecimiento económico más sostenido e importante que ha tenido la República Argentina en sus 200 años de historia.

Esto, además, de ser un motivo de gran orgullo debe ser un incentivo, un aliciente para seguir trabajando en la misma dirección entendiendo las cosas que hicimos bien, rectificando, corriendo las que hicimos mal, pero por sobre todo teniendo claro que un país necesita él definir sus políticas, su modelo de crecimiento, de desarrollo sin imposiciones desde afuera, con un modelo de integración -además- regional.

Porque también en estos últimos siete años y medio hemos advertido que nuestro lugar es este: la América del Sur y precisamente es este nuestro lugar, la América del Sur lo que nos está permitiendo seguir con este crecimiento, hasta en materia turística.

Lo sabe el señor secretario de Turismo que la mayor afluencia de turismo hoy la tenemos precisamente de carácter regional, desde aquí, desde la América del Sur (desde Brasil, desde Chile, desde el resto de Latinoamérica) que hoy componen el principal ingreso turístico.

Esperamos que siga así por muchísimo tiempo y que se mejoren los demás y vuelvan a venir en las cantidades que lo hacían. Estamos convencidos sinceramente que podemos dar un salto cualitativo, en este siglo XXI, por las propias características del país, por la solidez que hemos tenido en el desendeudamiento, en lograr reconstruir confianza en la Argentina, que había sido severamente deteriorada, luego del default del 2001, cosa natural. Y bueno, como yo digo, hay cosas que se hacen en una hora, pero después reconstruirlas lleva diez años.

Y bueno tenemos que seguir en el mismo rumbo y quiero decirles a todo el sector, que es un sector de generación de trabajo muy importante, con buenos salarios y además también activan la industria del sector automotriz, autopartes, etc., que van a seguir teniendo el mismo y más apoyo que han tenido todos estos años porque creemos profundamente en el aporte que este sector hace al crecimiento de la economía argentina. (Aplausos)

Agradecerles y decirles que tenemos que preparar un Congreso porque tenemos que lucirnos -Morales- ya que fuimos allá con la propuesta; en abril tenemos que deslumbrar y además para que quienes vengan recorran todo el país ofreciendo destinos turísticos y estoy convencida que el señor secretario de Turismo, Meyer, junto a los gobernadores de provincia y demás vamos a ofrecerles para hacerlos quedar muy bien y al próximo congreso que vayan, que los aplaudan por el congreso que hicieron en la Argentina en abril, del año próximo.

Muchas gracias y felicitaciones a todos, muchísimas gracias.

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: