CFK inaugura complejo habitacional Colonia Avellaneda en Entre Rios

PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ, EN EL ACTO DE INAUGURACIÓN DE VIVIENDAS Y TELECONFERENCIA CON CONCEPCIÓN DEL URUGUAY, PARANÁ, PROVINCIA ENTRE RÍOS

01–12–2010 / Gracias, muchas gracias, qué chiquitos; muchas gracias Entre Ríos; gracias compañeros, yo también los quiero mucho a todos y a todas; señor Gobernador de la provincia de Entre Ríos, querido “Pato” Urribarri; señor Intendente de Colonia Avellaneda; gracias, es el mejor homenaje que me pueden hacer, gracias hijos: yo no sé si voy a tener esta tarde tan entrerriana la fuerza que le han puesto el Intendente y el Gobernador a sus discursos. 

Yo me acordaba que tendría que haber estado aquí, en Entre Ríos, en Concordia, el 30 de septiembre en un gran acto y justo pasó lo de Ecuador y bueno el “Pato” me llamaba desesperado, casi llorando y me decía que por favor viniera y yo no podía porque estábamos hablando con todos los presidentes de la UNASUR para parar ese golpe y me acuerdo que mi compañero Néstor tenía que ir no sé adónde y le pedí: “no puedo ir Néstor, háceme pata y andá vos”.

Y allá salió él, como salía siempre cada vez que había que poner el hombro para lo que sea. Y vino y me acuerdo que cuando llegó me dijo: “fue un acto maravilloso”. 

Yo estoy segura que él también nos acompaña esta tarde, que me acompañó en el tren, en esos trenes por los cuales él se comprometió tanto, apostó tanto por volver a construir el transporte ferroviario, en la República Argentina.

No saben el orgullo que siento, como presidenta, como argentina subida a ese maravilloso tren, hecho por manos argentinas en talleres tradicionales argentinos, como Materfer. (APLAUSOS).

Transitar esa vía y llegar a este acto a bordo de ese tren en vía que no se recorrían hace más de veinte años, más de veinte años entrerrianos y argentinos. 

Y venimos también a entregar 600 viviendas, más 192 en Concepción del Uruguay; casi 800 familias entrerrianas que llegan al sueño de la casa propia… ni un paso atrás, para adelante siempre. Y porque vamos para adelante apostamos a la educación; apostamos a que todos los chicos de nuestras escuelas secundarias públicas tengan su netbook; apostamos a que la educación vuelva a ser la gran movilizadora social; como tu vieja “Pato que era directora de escuela, tu padre ferroviario, ejemplo de familia argentina, ejemplo de movilidad social que permitía dar estudios a sus hijos. Esa es la Argentina que tenemos que reconstruir y que está en marcha desde el año 2003. 

Ayer, en otra hermosa provincia, como San Juan, inaugurábamos la escuela número 1.000, del año 2003 a la fecha; mil escuelas, 1.047 en realidad ya, una escuela cada dos días y medio, invirtiendo y revirtiendo la ecuación trágica que nos llevó a poner el 5 % del Producto Bruto Interno en la deuda externa y solamente un 2 %, allá por el año 2002 y 2001 en educación. Hoy, en esta Argentina del Bicentenario, 6.47 de lo que producen los argentinos va a la educación y sólo un 2 % al pago de la deuda. (APLAUSOS).

Estamos dando vuelta a la taba.  

Hoy, por la mañana, dando más derecho a los trabajadores temporales en la Argentina, extendiendo la Asignación Universal por Hijo para el período en que nuestros trabajadores fruti-hortícolas, tabacaleros, yerbateros, cañeros tienen trabajo temporal; con más beneficios para nuestras pensiones contributivas, que hoy son más de un millón para los más de 5 millones de jubilados en la República Argentina, 2 millones y medio que estaban afuera del sistema previsional; caminos. (APLAUSOS).

Firmamos, hace pocos días, el ministro de la Agricultura, que está volviendo de China, importantes préstamos para caminos que ya están licitados y a punto de adjudicarse; caminos rurales; el acueducto también para emprendimientos avícolas y lácteos; la recuperación de un frigorífico con 20 millones de pesos para volver a producir y a dar trabajo. (APLAUSOS).

Esfuerzo de los argentinos para los argentinos, para construir el país que nos merecemos.  

Yo decía hoy a la mañana que estoy orgullosa de ser Presidenta de este país y que la perinola tiene que caer en “todos ponen” y alguien me contaba “tenés que decir además que ya no puede caer en ‘toma todo’, ya ningún sector puede querer quedarse con todo”.  

Tenemos que saber que la redistribución del ingreso, que el Estado mantenga la demanda agregada para que haya consumo, es algo que nos favorece a todos.

Si no  hubiera sido por este mercado interno poderoso que se construyó desde el año 2003, mejorando salarios, generando millones de puestos de trabajo, firmando más de 1.300 convenciones colectivas de trabajo, mejorando el salario mínimo, vital y móvil, si no hubiera sido por este mercado interno, la crisis global nos hubiera arrasado y pasado por encima. Fue el esfuerzo de los argentinos, fue el proyecto nacional, popular y democrático.  

Porque no se es democrático únicamente porque se vote cada dos años; se es democrático cuando mayor cantidad de argentinos pueden acceder a mayor cantidad de bienes culturales, de consumo, de educación, de alimentación.  

Por eso yo siempre digo que no se olviden de ponerle nunca a este proyecto nacional y popular la palabra “democrático” porque eso es lo que queremos: mayor democracia en serio para todos, que todos tengan las mismas oportunidades para que cada uno de ustedes pueda elegir la vida que quiere tener.  

Es tan importante vivir en una sociedad que te dé las oportunidades para que vos elijas lo que querés ser.  

Y eso es lo que yo quiero: gobernar una Argentina en la que haya oportunidades para todos, en la que todos tengan el derecho a soñar pero también a concretar esos sueños. No me basta con que sueñen, quiero que los sueños se cumplan y se hagan realidad para hacer una Argentina diferente.  

Por eso estoy muy feliz hoy aquí, junto a ustedes. Atraviesa momentos dolorosos, por momentos de mucho dolor y también a veces de rabia, por qué no contarles a ustedes las cosas que también me pasan.

Pero quiero decirles que tengo un inquebrantable compromiso, una férrea voluntad, la voluntad que él tuvo y que me supo influenciar en toda mi vida que compartí con él, en los momentos más difíciles, no hablo de períodos democráticos, hablo tal vez de otros en donde todo parecía perdido, y donde él siempre tenías fuerzas para seguir adelante.  

Por eso, junto a esta Argentina democrática, donde la memoria, la verdad y la justicia vuelven a ser valores del pueblo, siento sinceramente que estamos transitando una época diferente, de profundos cambios y transformaciones que no tienen que ver únicamente con lo económico, tienen que ver con lo cultural, porque como dije en la Vuelta de Obligado, hay que romper las cadenas culturales y reconstruir una verdadera conciencia nacional y popular del valor de nuestras creencias, de nuestra historia, de nuestras convicciones, de nuestros sueños, de nuestros héroes, de nuestros próceres.

Y le digo en esta Entre Ríos maravillosa que entiende lo que es la historia porque fue parte activa de estos 200 años maravillosos de la historia argentina.  

Por eso, gracias y gracias a vos, “Pato”, que estuviste siempre, en las duras y en las maduras; gracias a usted compañero Intendente también y gracias a todos los que sin pedir nada, acompañaron y ayudaron.  

Gracias de corazón a todos y a todas, los quiero mucho, gracias Entre Ríos, tenemos que estar todos juntos, entrerrianos, argentinos para construir esa Argentina que nos merecemos, esa Argentina por la que lucharon tantos y entregaron su vida, esa Argentina que va a ser definitivamente el país que tantos argentinos soñaron.  

Muchas gracias, gracias Entre Ríos, gracias a los chicos y a las chicas, a las compañeras de género, a los trabajadores, a los empresarios, a los productores, a todos los que queremos una Argentina mejor.  

Fuerza y a seguir trabajando con convicción.  

Gracias, gracias Entre Ríos. (APLAUSOS)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: