El Pino que cambió el paisaje en la ciudad del PRO

Con Pino cambió el paisaje

30–04–2011 / Dos encuestas plantean un nuevo escenario electoral. El PRO, el FpV y Proyecto Sur se dividen en tercios la intención de voto a jefe de gobierno

 Por  Eduardo Blaustein

Pinofilmusmacri

Contra el triste 8 % de los porteños que en septiembre de 2009 opinaban que la situación del país era “buena o muy buena”, hoy la proporción de los optimistas pasó al 38 %.

Contra el alicaído 20 % que aprobaba la gestión de la Presidenta, en febrero pasado el porcentaje subió al 47 % y en abril trepó un poco más: 49.

En sentido contrario, la desaprobación a la gestión de Mauricio Macri creció del 33 % registrado en marzo de 2008 al 55 % en este mes.

¿Estos números hablan de un escenario harto favorable para el kirchnerismo en Capital?

No: la gran novedad política de la semana es que la bajada de Pino Solanas construye un escenario en tercios que le complica mucho la vida al kirchnerismo pero también al macrismo.

Hasta acá, todos los datos citados corresponden al último estudio realizado entre el 13 y el 17 de abril por la consultora Knack para el ministro de Trabajo y precandidato Carlos Tomada.

La encuesta dice que hoy Solanas recibe el 18 % de los votos, contra el 31 de Gabriela Michetti y el 22 de Daniel Filmus, siempre el mejor posicionado de los precandidatos kirchneristas.

Los números parecen ir a contramano de lo que dicen otras encuestas dominantes, pero coinciden con una hecha por una consultora poco conocida, Panorama Político y Social, a pedido de Proyecto Sur.

En ese trabajo lo fundamental es que Solanas lidera la intención de voto (20,7).

Claro que con alguna metodología particular: se mide a Michetti como candidata del Pro (19,6 %) y por separado a Rodríguez Larreta (6,8).

Se subdividen también las proporciones de voto que reciben Filmus (14,3) y Boudou (5,3). Si se suman los votos Pro la cuenta daría 26,4 y 19,8 la de la suma kirchnerista.

Knack es una consultora afianzada en el mercado, suele trabajar para el exterior, y su responsable, Gerardo Adrogué es muy respetado en su medio.

Según Adrogué la candidatura de Pino en Capital trastoca el escenario conocido hasta hace pocos días, cuando el PRO y el Frente por la Victoria concentraban las preferencias de los votantes y “el resto era una amplia y difusa fragmentación donde nadie superaba el 5%”.

“Ahora –dice Adroguétenemos un escenario con tres actores político partidarios relevantes: el PRO, el Frente por la Victoria y Proyecto Sur. La razón es bien simple,  Pino Solanas es mucho mejor candidato que Claudio Lozano”.

Hay consultores ligados al kirchnerismo que discrepan en cuanto a la intención de voto a Solanas (le dan poco más del 6 %, aunque “en crecimiento”) pero coinciden sin embargo en lo más importante: que para que el kirchnerismo gane la 2º vuelta no alcanza en absoluto con la fuerte intención de voto a Cristina ni hay efecto arrastre que se traslade automáticamente a cualquiera que sea el candidato del espacio.

Para quienes analizan con cuidado el escenario que se le impone al kirchnerismo

cualquiera sea el candidato, éste va a necesitar de una intervención activa de la Presidenta en la campaña para pasar al ballotage primero, y para ganar la Jefatura de la Ciudad de después. Ambos objetivos son hoy factibles pero claramente dependientes del nivel de involucramiento de la Presidenta en el distrito. Incluso, con mayor prudencia aún, otros encuestadores dicen con alguna ironía

yo le aconsejaría a la Presidenta que no se juegue mucho en la ciudad, esto no es Catamarca, ni Formosa, ni Santiago del Estero. Necesitás un buen candidato además de la foto de Cristina”.

Un dato fundamental que arrima Adrogué: 3 de cada 4 votos de los que irían a Solanas aprueban la gestión de Cristina. Desde otra consultora dicen algo parecido pero estudiando los votos macristas.

Mayoritariamente el voto a Cristina no es ideológico; es por la gestión y cierta identificación psicológica con su situación. Es fácil la cuenta: Macri a Jefe de Gobierno tiene 30% y para presidente tiene 15, siempre en la ciudad, mientras que Cristina tiene 36 %. Esa diferencia que pierde Macri, ¿adónde va? A Cristina”, se ríe el consultor, y agrega:

“Esto es insoportable para algunos kichneristas puros de toda pureza. A Cristina la votan por centro izquierda pero también la votan por derecha”.

Con lo que la pregunta se reitera: ¿cuál es hoy el mejor candidato kirchnerista?

Los números de Adrogué (que toman como candidatos macristas a Gabriela Michetti y a Horacio Rodríguez Larreta) indican que a Solanas le iría mejor contra Boudou (21 %) o contra Tomada (20 %) que contra Filmus (18).

Y aún mejor le iría al cineasta si, en lugar de Michetti el candidato del Pro fuera Larreta. En ese caso el macrista recibiría el 21 % de los votos contra el 22 de Filmus y la misma proporción para Solanas.

El involucramiento de la presidenta en la campaña, si se produjera, ameritaría otra discusión. ¿Involucramiento de qué tipo?

En algún momento el apoyo relativo de Néstor Kirchner a Aníbal Ibarra no produjo gran efecto ni tampoco su frase resonante “Mauricio, que es Macri”, en la última campaña de Filmus.

Claro que eran tiempos distintos a los actuales en que los porteños podían interpretar como “invasiva” la fuerte presencia del ex presidente, cuando arreciaban las críticas por su estilo confrontativo.

El tono de Cristina es distinto: más cercano a las clases medias, más dialogante, apela a la construcción de “todos” y no sólo a la propia tropa.

Los porteños son celosos de su intimidad y su independencia política. Habrá que tenerlo presente.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: