Los “cuidacoches” extorsivos en Palermo

Quejas por los “cuidacoches” en Palermo

Cuidachoches1

Gustavo, usuario de Testigo Urbano, envió su denuncia por la presencia de los llamados “cuidacoches”, esta vez en la zona de La Rural y el Zoológico, en el barrio porteño de Palermo.

Las fotos prueban que en la zona continúa (trabajando) esta mafia de los cuidacoches. Y que ante este abuso la Policía no hace nada”, expresó el usuario, cuyo apellido se mantiene en reserva. Las imágenes fueron tomadas el fin de semana pasado, cuando el usuario fue hasta la zona para filmar para un trabajo de la universidad.

Cuidacoches2

Al estacionar cerca de La Rural, una persona nos dice que nos cuida el coche por 5 pesos”, afirmó Gustavo, quien dice que pagó por el servicio, pero la mitad de lo que le pedían. “Al rato, luego de filmar, descubro parado en la esquina a un oficial de Policía, haciéndole la boleta a los que estaban mal estacionados”, relató.

El que pide es un hombre, pero en realidad son una banda integrada por 6 o 7 personas, y amenazan con romperte el coche si uno se niega a pagar. De más está decir que no tienen ninguna habilitación o documento que los respalde”, afirmó a Testigo Urbano. “¿Nadie hace nada? ¿Los que deberían protegernos miran hacia otro lado?”, es la pregunta que se hace Gustavo y muchos otros vecinos que se ven envueltos a diario en esta situación.

Una respuesta a Los “cuidacoches” extorsivos en Palermo

  1. Raul dice:

    Con respecto a “los limpiavidrios”:

    Desde hace mínimo 4 años, en la esquina de J. B. Alberdi y Lafuente (Barrio de Flores) hay un grupo que a veces llega a los 5. Por lo general son mayores que en forma patoteril se dirigen a los automovilistas tratando de conseguir algún dinero, muchas veces interrumpiendo el transito. Desde la mañana consumen alcohol y a la vista de todo el mundo inhalan con tubos metálicos.

    En ese estado de ebriedad y drogados:

    Intimidan a los peatones, asustando sobre todo las persona mayores.
    Obstruyen las rampas de cruce de discapacitados con tachos y otros bultos.
    Cuelgan mochilas y ropa en el semáforo peatonal.
    Orinan en la via pública.
    Ensucian las veredas dejando restos de comida, botellas, etc.
    Limpian sus secavidrios en los frentes de casas y comercios.
    Frecuentemente se pelean entre ellos, arrojándose todo lo que tienen a mano, sin tener en cuenta que pueden dañar a las personas que circulan por la vereda.

A %d blogueros les gusta esto: