Quiere Estados Unidos eliminar los medicamentos genéricos ?

EE.UU. quiere eliminar los genéricos

Por  Carlos Pino

29–04–2012 / En el documento de propuesta “Las patentes y la salud”, presentado por la oficina de marcas y patentes de los Estados Unidos (Uspto, siglas en inglés), se despliega una serie de argumentos relacionados a la forma en que los países en desarrollo (PED) debieran tratar el acceso a los medicamentos para sus propios “mercados” y la manera en que los Estados Unidos intentan extender la protección de las patentes, impidiendo la producción de medicamentos nacionales, utilizando como “carnada” la promesa de producción de medicinas para las enfermedades llamadas “desatendidas u olvidadas”.

El documento presentado en diciembre de 2011 será puesto a consideración de los países miembro de Ompi en la próxima reunión del Comité Permanente sobre el Derecho de Patente a llevarse a cabo en Ginebra durante el mes de mayo.

La oficina de Estados Unidos, operadora y vocera de los laboratorios estadounidenses, se autoproclama como líder del fomento en el acceso a los medicamentos, hecho reimpulsado por el presidente Barak Obama, con la “Iniciativa para la Salud Mundial” (GHI, siglas en inglés).

Para los Estados Unidos, algunas de las cuestiones que enfrentan los países en desarrollo y los menos avanzados (PMA) son las enfermedades desatendidas, la tuberculosis, el paludismo y el VHI/Sida, así como la disponibilidad de medicamentos para tratar esas y otras enfermedades.

Ellos bien lo saben bien pues, teniendo la tecnología para solucionar estos males, no la transfieren y mantienen en secreto los procedimientos de fabricación que intentan ahora trocar por la extensión de la protección de patentes de aquellos medicamentos que son de su propio interés, eliminando los genéricos fabricados en mercados de países en desarrollo: en nuestro continente, por ejemplo, Brasil, Argentina, Venezuela, los mayores consumidores de Suramérica.

Según la Uspto no se puede dar solución a estos problemas por medio de las flexibilidades relacionadas a los derechos de propiedad intelectual (licencias obligatorias, agotamiento de derechos o importaciones paralelas), y no puede resolverse con el uso masivo de las licencias obligatorias.

Ellos bien lo sabían cuando introdujeron estos mecanismos de flexibilidad en el Acuerdo sobre Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (Adpic) en el año 1994, las “flexibilidades” debieron incluirse para que ese acuerdo fuera aprobado por consenso de todos los Estados, y luego vino la ronda de Doha, demasiado para los laboratorios estadounidenses.

La Uspto pareciera, sin embargo, estar preocupada por el contagio de las licencias obligatorias adoptadas por algunos pocos gobiernos Zimbabwe (Mayo, 2002), Malasia (Nov. 2003), Mozambique (Abril, 2004), Zambia (Sep. 2004), Indonesia (Oct. 2004), Eritrea (Junio, 2005), Ghana (Oct. 2005), Tailandia (Nov. 2006 y Enero, 2007), Brasil (Mayo, 2007) y Ecuador (Abril, 2010), y quieren eliminarlas.

Estados Unidos intenta instalar su agenda denunciada recientemente por la Asociación Latinoamericana de Industria Farmacéuticas (Alifar), afirmando que la mayor parte de los medicamentos esenciales no están patentados o han caducado su protección y pasado a dominio público, existiendo solamente un 4% de productos protegidos por patentes en el listado de medicamentos esenciales. A pesar de ello, avanza en su razonamiento del porqué la disponibilidad es limitada en los PED y PMA.

La Uspto obviamente omite la condición de “mercancía” que le otorga a los medicamentos y la estructura monopólica/oligopólica del mercado construido por los laboratorios medicinales norteamericanos en todo el mundo a través del sistema internacional de propiedad intelectualConvenio de París, Adpics, TLC regionales o bilaterales y las normativas locales adaptadas a ellos–, como las causas principales de la falta de acceso de las medicinas de los países menos avanzados y en desarrollo.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: