La K, letra privilegiada y símbolo de una época

abril 30, 2011

LA LETRA, SÍ, LA LETRA *
La K | La “P” | El abecedario| Y el kirchnerismo

LetraK29–04–2011 / La letra “K” para nuestra lengua es rígida, dura. En la Argentina, casi desempleada, pasó de ser una incógnita a una certeza. Letra minoritaria, de poca frecuencia en el lenguaje, y escasa presencia en el diccionario.

De entre más de 100 mil vocablos que este contiene apenas si se destacan kilo, karate, karma, káiser, kremlin y kitsch. En lunfardo también hay pocas: keco (quilombo) y kinoto (testículo).

También kaften por cafisho. Hoy la “K” ya es una letra literal y definitivamente política. Néstor Kirchner es su referencia nominal. A partir de él son “K” los militantes originales y los asociados.

Y son “K” los índices de precios del IndeK y el kafkiano laberinto de situaciones a las que los opositores le imponen la K como si imponiéndoles la letra quisieran demonizarlas.

La revista Noticias ha abusado de tapas letradas con la K. También alienta a escribir alusivamente a la letra a los letrados pensadores anti K que proliferan en los medios afines. Algunos tratan de hacer equilibrio sobre la letra para no lucir tan antagónicos y no ser tan desleales a su pasado.

Pero el antikirchnerismo-versión fraguada y seudoculturizada del gorilismose entrampa en la letra como se entrampan los propios cazadores incompetentes en la trampa que tienden.

Caen en ella por distraerse en la mira del rifle en lugar de cuidar dónde pisan sus botas.

Obnubilados por execrarla, negarla, agraviarla se topan con sus líneas rectas y rigurosas como ante un diseño cuya intensidad política se potencia cuanto más se pretende taparla con el alquitrán de la rabia. La K ya no es una letra más incluida entre la J y la L. Al menos no en este tramo de la historia argentina.

Porque ya es un signo de identificación que por su propia inercia identitaria acaba, por paradoja, identificando a quienes la rechazan.

Hasta intelectuales de alto prestigio anterior al de este tiempo, como Beatriz Sarlo, ya no pueden pensar sin basar sus pensamientos en la letra.

El antikirchnerismo es al kirchnerismo como lo son en la fauna los grandes animales de la selva a los insectos o pajarillos que al picotearlos los ayudan a quitarse las pulgas y a sentirse más felices.

Un clima de época “K” cunde sobre el abecedario. Su sucesora Cristina Fernández es también K por vocación y además por transferencia vinculante, y promete prolongar su vigencia fonética y hasta ampliar sus resonancias.

En la Argentina la “K” era una letra exótica. Se la conoció, según las épocas, por Kung Fu, por Kissinger, por el Kamasutra.

También fue famosa por “King Kong” un gorila fantástico más tierno y erótico, y menos reaccionario que tantos gorilas autóctonos que todavía sobreviven, incluso renovados con pelos tersos y muy hipócritamente republicanos.

Hasta hay algunos, como el intelectual Kovadloff, que usufructúan la K como una versión distractiva de la letra en sentido contrario.

La letra lo persigue como una pesadilla desde su propio apellido y ante su desconsuelo, por más que se afane escribiendo en su contra, la letra sigue su destino favorable.

Son también palabras con “K” kamikase, una extramaunción bélica individual reactualizada por hombres bomba; por Kenia un país africano infaltable en el “National Geographic”; y por el huracán “Katrina”, de Nueva Orléans, que dejó al descubierto la pobreza negra en un país rico.

En Buenos Aires de entre más de dos mil nombres de calles solo hay un puñado cuyos nombres empiezan con “K”: Kennedy, Krause, Korn y King. Y el pasaje Kavanagh, lindero al edificio donde vive alguna gente notoria y no necesariamente notable ni noble. La economía tiene un referente famoso: Keynes.

Economista de mitad del siglo pasado que hoy vuelve a ser citado por gobiernos populares. O “populistas”, éste un desdeñoso calificativo usado para categorizar prejuiciosamente a gobiernos con muchos votos pero no con los de gente con coeficiente blanco que presume votar “kalificadamente”.

Keynes es usado también por rescatistas históricos que creen en una economía “keynesiana” y no kaníbal como la que atrae a los alborozados “golden boys” que se están viniendo viejos siendo aún jóvenes.

En la naturaleza de un “golden boy está odiar absolutamente la inversión pública aunque sea usada para comprar leche para bebés en estado de hambre. La leche es un gasto, dicen. Y el bebé todavía más.

Y está la leyenda que toda letra tiene. En el alfabeto griego sus dos letras extremas son Alfa y Omega. Se le atribuye a Dios haber dicho: “Yo soy la Alfa y la Omega”.

Es decir: el dueño de la clave del Universo. En el Egipto antiguo a la Ka se la conoce como una de las nociones de los faraones más difíciles de concebir para un espíritu occidental.

Léase, para un espíritu limitado y cerrado. El misterio de la letra los convierte en iletrados aún siendo doctos.

Lo cierto es que la “K”, entre nosotros, ha pasado a ser una letra famosa.

Del frío distante y patagónico pasó al estado de sensación térmica calórica.

Y aunque el año 2009 a la “K” le resultó frío, y su mayor punto de congelamiento fue en octubre, en la primavera; al año siguiente, en el invierno del Bicentenario alcanzó calores multitudinarios.

No obstante hay gente algo trémula, a la que todo le gusta tibio para no quemarse la lengua delicada. Pero hay otra a la que le gusta caliente y además picante y entonces esta letra le cae más gourmet que cualquier otra.

La K exige paladares entrenados en el puta parió y el chili. En el aguante. La reivindicación de los Derechos Humanos desandando la ambigüedad de la Obediencia Debida y descolgando el cuadro que resumía el Mal en el propio recinto de los viejos adoradores, es un picante no apto para tantos democráticos aparenciales.

La letra como sello de identidad otorga un rango semiológico a quien es designado con ella.

Los “K” argentinos, estigmatizados por sus compatriotas negadores, no solamente recobraron la autoestima y se la fueron propagando y transfiriendo entre sí, sino que ya glotones y angurrientos de K, deberían pensar en achicar las porciones de su ingesta para evitar el empacho. Aunque para este tipo de excesos hay sanadores K que los desintoxican.

Sus detractores krepitan en sinuosidades rabiosas; solo ven que la K es una letra dura pero ignoran que lo es para proteger sus entrañas dulces. Eso los va desmoralizando, la letra se expande en la geografía y en los hechos.

No para. A una golosina de tipo chupetín de Nestlé se la llamaba o llama “Sin parar”. Su sabor tiene un efecto tan adictivo que el que empieza a sentir su gusto no para y cuando acaba la golosina tiene ganas de seguir con otra.

No obstante ese encanto, a la letra le restan acechanzas no por menores menos amenazantes. Son poderosas y cuentan con lingüistas mediáticos obsesos y atacados de esa patología antiK e incapaces de instalar otra letra que le compita.

Les sobra el abecedario pero se quedan rumiando alrededor de esa letra sola que los aglutina en el rechazo.

No conciben o no reaccionan que ese anti los ata a la letra y la agigantan.

Hace más de medio siglo el pueblo consagraba un estribillo que cantaba algo así: “…Y te daré una cosa/ una cosa maravillosa/ que empieza con P: Perón”.

Tuvo que pasar todo este largo tiempo para que a otra letra del abecedariola Kel pueblo la asumiera como suya.

Pero no es por Fuerza Bruta, por más fuerza que haga, ni por creativos del diseño que se instala una letra como símbolo. No basta una sopa de letras para escoger una con la cuchara al arbitrio de la glotonería. La oposición de estos años es una sopa ilegible e iletrada.

Y no es consciente de que la letra K es un fenómeno de aparición espaciada. Quienes se apuran en sustituirla baten el abecedario ignorando que por más que lo batan hay pocas chances de que hoy fluya otra letra que la supere.

Por Orlando Barone.

* Texto publicado en la revista Debate y fragmento de su próximo libro.


CFK. Inauguración Salón Pintores y Pinturas Argentinas del Bicentenario

abril 9, 2011

Se reinauguró la antigua entrada a la Casa Rosada con un homenaje a los pintores argentinos

08–04–2011 / La presidenta Cristina Fernández inauguró esta mañana el Salón de los Pintores y Pinturas Argentinas del Bicentenario, en Casa de Gobierno.

Se trata de la remodelación de la primera puerta de ingreso con la que contó el edificio y que luce paredes con los colores de la bandera y un film que muestra paisajes de la Argentina. “Tenemos un país muy inspirador”, dijo la Presidenta en el acto.

En el acto, la Presidenta aseguró que los salones hoy inaugurados superaron sus propias expectativas planteadas al decidir reformar el lugar de entrada original de la Casa Rosada.

Y, con respecto a la denominación de los nuevos espacios abiertos durante su gestión (el Salón de las Mujeres Argentinas, el Salón de los Científicos argentinos y el Salón de los Escritores y Pensadores) expresó:

“Estaban bien que estuvieran la escalera Francia y la escalera Italia, que se denominaron así en agradecimiento a las cosas donadas en el Centenario, pero en el Bicentenario queremos homenajear a los argentinos”.

“Cuando decidimos restaurar ésta, la que era la entrada de la Casa de Gobierno, elegimos los colores de la Argentina: el celeste y blanco. Y dije de incluir a pintores y pinturas de la Argentina, agregarles leds con una filmación de paisajes argentinos, para que la gente conozca”, relató Cristina Fernández.

Al mostrar las remodelaciones en el ex Salón Azul, explicó:

“Esto conduce a una escalera que estaba destruida, la volvimos a reconstruir con mármoles originales. Y pusimos un ascensor de industria nacional”.

En dicha escalera se exhiben tres cuadros de Ricardo Carpani, donados por su viuda.

En las pantallas led incluidas dentro del espacio se proyectará un video con paisajes del país, musicalizado por el músico Gustavo Santaolalla y su grupo, Bajo Fondo.

“Tenemos un país muy inspirador”, expresó Cristina Fernández al cerrar el acto.

Por su parte, Gustavo Santaolla celebró la apertura del nuevo salón, “un lugar donde se recibirán a funcionarios y presidentes para confraternizar con nosotros”, expresó.

Con respecto al material multimedia que él compuso especialmente para este nuevo espacio de la Casa Rosada, señaló que su objetivo fue “acompañar sin interrumpir lo que viste este salón, que son las pinturas de los grandes paisajistas argentinos, tanto en lo visual y en lo musical, y mostrar las bellezas de nuestro país”.

La Jefa de Estado fue acompañada en la ceremonia por el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, y el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, el músico Gustavo Santaolalla, la viuda del pintor Ricardo Carpani, Doris, y otros funcionarios del gabinete nacional.

También estuvieron presentes los actores Katja Aleman, Lola Barthet, Marta Bianchi, Carla Conte, Gustavo Garzón, Esther Goris, Víctor Laplace, Federico Luppi, Osvaldo Santoro, Leonardo Sbaraglia y Soledad Silveyra, el animador Roberto Petinatto y el historiador Mario “Pacho” O’Donnel, entre otros.


Día Internacional de la Mujer. Evita y Cristina dos ejemplos entre otros

marzo 8, 2011

“Celebramos un nuevo Día de la Mujer conducidas por una presidenta coraje”,

por Kelly Olmos*

07–03–2011 / El Día de la Mujer es una jornada para el balance, la reflexión y el homenaje a todas aquellas compañeras que empeñaron sus vidas para ampliar los derechos de todas las mujeres, no sólo por la justicia de sus reclamos sino por la convicción de que ello constituye un modo eficaz de ampliar la democracia de toda una comunidad.

MujeresensudiaLa condición de subordinación de las mujeres, con sus particularidades según el momento y lugar que se analicen, es siempre el emergente de la existencia de una sociedad injusta.

Una sociedad que a través de mecanismos de dominación explota a los más débiles, entre los cuales siempre se encuentra el colectivo femenino.

Esta relación entre el reclamo de género y el proyecto colectivo es central. No hay verdadera oportunidad de alcanzar la plenitud de los derechos de género si la Comunidad en su conjunto no se realiza a través de un proyecto político verdaderamente nacional y popular, caso contrario esas reivindicaciones quedan relegadas a cuestiones superficiales y hasta frívolas.

De igual modo, ningún proyecto que se identifique con las banderas de justicia social podrá ser verdaderamente eficaz si no incluye las reivindicaciones de género como esenciales a su concepción y es por eso que afirmamos que las reivindicaciones de género son un modo de ampliar la democracia en su totalidad.

El peronismo nació como un Movimiento conducido por una pareja, Perón y Eva Perón.

Los derechos sociales, civiles y políticos de las mujeres estuvieron presentes desde su origen junto a los de los trabajadores y de los demás sectores relegados de nuestra sociedad.

DiamujerCuando gracias a la prédica de Eva Perón las mujeres alcanzaron el derecho al voto, lograron simultáneamente el derecho a organizarse y ser votadas.

Se recuperó de ese modo la lucha de muchas feministas que a pesar de su valentía y su militancia no habían podido encarnar masivamente sus reivindicaciones, como lo logró el peronismo.

Simultáneamente, Evita introdujo conceptos que son extremadamente vigentes en la práctica política femenina actual, la necesidad de socializar (introducir lo social) en la práctica política y una definición que es verbo para todo el peronismo, no sólo para las mujeres: donde hay una necesidad nace un derecho.

Estas enseñanzas se encarnan en su mayor expresión en el Proyecto Político que conduce el país desde el 2003 y que supo recuperar a nuestro Movimiento de errores y extravíos, para ponerlo en el sendero de la reconstrucción de la Patria Grande y el Pueblo Feliz y adquieren un protagonismo central en la Presidencia actual de una mujer, Cristina Fernández de Kirchner, que ha hecho de la ampliación de derechos el factor más dinámico de su construcción política y de gestión.

Enfrentando los intereses corporativos más concentrados recuperó el consenso político sobre la base de profundizar el compromiso social.

No en vano Néstor la bautizó como la Presidenta Coraje.

A ella tanto o más que a todas nosotras todo le cuesta más por ser mujer.

Pero con ella y con su ejemplo nos sentimos seguras de estar recorriendo el camino correcto hacia todo lo que aún nos falta alcanzar.

*Kelly Olmos es Secretaria de Asuntos Municipales del Ministerio del Interior y Vicepresidenta del Congreso Metropolitano del PJ.


CFK. Inauguración de la Casa Patria Grande Presidente Néstor Kirchner

febrero 28, 2011

Palabras de la Presidenta de la Nación, Cristina Fernández, en el acto de inauguración de la Casa Patria Grande “Presidente Néstor Kirchner”

25–02–2011 / Gracias, muchas gracias.

Muy buenas tardes a todos y a todas, ¡qué lindo que es escucharlos cantar, por Dios!

Señor Presidente de la República Oriental del Uruguay, querido compañero José “Pepe” Mujica; señor Presidente de la República del Paraguay, querido compañero Fernando Lugo; señores cancilleres, vicecancilleres, delegados de los gobiernos de la América del Sur; queridas Madres, Abuelas; artistas; intelectuales; jóvenes: hoy es un día muy especial, en un lugar también muy especial.

Hoy estamos inaugurando, un 25 de febrero, una fecha entrañable para quien habla y también para todos los argentinos -yo siempre lo cargaba a él porque decía “naciste el día de San Martín en el Año Sanmartiniano”, el 25 de febrero de 1950-, esta Casa Patria Grande que era su sueño y el sueño de muchos compañeros y compañeras que creemos en una construcción regional propia de la América del Sur en una historia e identidades comunes.

Es también un lugar emblemático: en este viejo edificio que hemos reacondicionado para que funcione la Casa Patria Grande y también la Junta de Defensa de la UNASUR, aquí va a ser el lugar, era un lugar en donde en tiempos que no queremos recordar, funcionaban tribunales militares que juzgaban a civiles.

Es parte de la historia, pero lo bueno es que hemos podido construir sobre ese pasado triste, un presente bueno, un presente mejor, un presente latinoamericano.

Tal vez, si hubiéramos actuado con la lógica que otros lo han hecho en otras etapas históricas, hubiéramos tirado esto abajo. Vivimos alguna vez en nuestro país lógicas en las cuales se quería hacer desaparecer parte de la historia destruyendo o matando.

Y yo creo que nosotros tenemos que tener otra historia y otra lógica y que es, sobre las cosas que nos hicieron sufrir, reconocerlas y construir sobre ellas cosas que les sirvan a los pueblos, que les sirvan a las sociedades y que sirvan al mismo tiempo para demostrarnos a nosotros mismos que somos capaces de construir una historia diferente.

Por eso, en esta tarde quiero agradecer la presencia de banderas latinoamericanas de hermanos de la América del Sur.

Felicitar también a Horacito, un compañero de HIJOS que hoy nació su hija, 25 de febrero y lloraba de alegría, Tania, felicidades Horacito. Me contó Estela ni bien vino y realmente también son símbolos de un país que renace de sus cenizas, de una región que renace de sus cenizas y que, como recién decía Pepe, nos tiene que servir de aprendizaje para saber que debemos estar más unidos que nunca.

La verdad que yo siento que en pocas etapas de nuestra historia, yo diría que casi ninguna, la América del Sur tuvo el grado de unidad y de compenetración que hoy tiene.

Y no significa que todos pensemos igual, es algo mejor: porque estar juntos cuando todos piensan en forma idéntica, es fácil; lo que es más difícil, el desafío más importante, es poder, aún desde las diferencias, construir en conjunto y unidad.

Este es el mérito que tiene esta dirigencia de presidentes y presidentas de la América del Sur en los tiempos que corren.

Ser capaces de venir de historias diferentes, de identidades diferentes y, sin embargo, tener la sensibilidad, la madurez y la inteligencia de saber que debemos estar unidos en un mundo donde se abren nuevas oportunidades, donde hemos podido lograr en nuestra región, modelos y proyectos de inclusión social y de crecimiento como no se registraba desde hace décadas en la región y ha sido de la mano de gobiernos democráticos, de gobiernos elegidos por la voluntad de sus pueblos.

Por eso y para finalizar, yo creo que a los hombres y a las mujeres que han trabajado, que han militado y que han construido toda su vida, se los debe recordar de esta manera.

Yo dudaba en este 25 de febrero qué hacer y me puse a pensar qué le hubiera gustado a él y a él le hubiera gustado que estuviera acá en este lugar y más tarde en Yacyretá, en lugares de construcción, en lugares de memoria, en lugares de integración y de unidad.

Y aún cuando se nos escape una lágrima, quiero decirles que tenemos que tener todos los ejemplos de su inmensa fortaleza, su indomable valentía, su orgullo de nunca bajar la cabeza ni aún derrotados, nunca.

Lo aprendí junto a él, no de ahora, no desde los lugares que pueden verse como lugares importantes como es la Primera Magistratura de un país, lo aprendí de él desde el llano, cuando las cosas eran muy difíciles para todos y siempre tuvo esa voluntad, esa voluntad inquebrantable que caracterizó a toda una etapa y a una generación de nuestro país.

Esa voluntad que él supo llevar adelante cuando un 25 de mayo les dijo a los argentinos, incrédulos todavía después de tantas frustraciones, después de tantos fracasos, que él no venía a dejar sus convicciones en la puerta de la Casa de Gobierno y cumplió, cumplió.

Por eso, quiero decirles a todos ustedes que hoy también es un día de alegría por compartir este momento con ustedes y, por sobre todas las cosas, porque estoy absolutamente convencida que cada uno debe hacer lo que su destino inexorablemente le ha marcado.

Yo siento que mi deber histórico es honrar en él la memoria de otros millones de argentinos y miles de jóvenes, él tuvo la oportunidad que otros no tuvieron.

Es cierto que me gustaría tenerlo a lado, aquí conmigo, pero también digo que esos 60 años que vivió los vivió a fondo, haciendo lo que pensaba, construyendo lo que quería y llevando a cabo el país que soñó toda la vida desde que lo conocí.

Por eso, estoy muy feliz hoy de estar aquí y quiero agradecerles una vez más, las muestras de afecto, de cariño que me hacen llegar a diario y en todo momento. Les puedo aseguro asegurar que eso y el apoyo de mis dos hijos, es lo que me ayuda a seguir adelante.

Muchas gracias a todos y a todas, muchas gracias.


Las negritas y cursivas y algunos enlaces no pertenecen al texto original. Son un modo de destacar y facilitar mi propia lectura de porciones que considero de mayor relevancia.


Si has disfrutado este post Suscribete al boletin de Novedades de Soy donde no pienso o agregame feeds a tu lector de noticias preferido


CFK. Presentación Plan Estratégico Industrial “2020”

febrero 28, 2011

24–02–2011, Buenos Aires: Cristina Fernández presentó el Plan Estratégico Industrial, durante un acto realizado en el Salón Mujeres Argentinas de la Casa de Gobierno. El plan busca duplicar en 10 años el producto bruto del sector y las exportaciones de manufacturas. Además, se propone lograr 5% de aumento promedio de la actividad económica hasta 2020 y bajar la tasa de desocupación al 5%. La jefa de estado sostuvo que “uno de los grandes méritos” de su gobierno fue sostener “una activa defensa de la industria nacional”.

PALABRAS DE LA PRESIDENTA DE LA NACIÓN, CRISTINA FERNÁNDEZ EN EL ACTO DE PRESENTACIÓN DEL PLAN ESTRATÉGICO INDUSTRIAL “2020”, EN EL SALÓN DE LAS MUJERES ARGENTINAS DEL BICENTENARIO, CASA ROSADA. 

24-02-2011 / Muy buenas tardes a todos y a todas; señores Gobernadores; señores presidentes de cámaras empresarias; señora directora general de la CEPAL, Alicia Bárcena; empresarios y empresarias: realmente estamos muy contentos de poder presentar hoy este plan, que habíamos denominado “Plan de Desarrollo Industrial 2011-2020”, pero que el arquitecto Lucci con muy buen tino acaba de bautizar como “Plan 2020”, me gusta mucho más, además de industrial puede dedicarse al marketing, que también le va a ir bien. Y creo que la propia presentación del empresario revela el desarrollo y el crecimiento industrial de estos años.
 
Yo he asistido a la inauguración de la Planta de Crashing de Soja, en Santiago del Estero, en Frías; él hablaba realmente de la infraestructura y realmente sin la infraestructura que se desarrolló, desde el Ministerio de Planificación Federal, hubiera sido imposible por falta de gas, o por falta de electricidad o por falta de rutas de acceso una inversión, estamos hablando de una inversión de 100 millones de dólares, para agregar valor a uno de nuestros principales commodities.
 
Así que la presencia de una importante industria, en zonas impensadas, porque además normalmente nos habíamos acostumbrado a hablar de industrias únicamente en lo que era el centro del país: Buenos Aires; Santa Fe; Córdoba eran lo prototípico del desarrollo industrial y el resto eran normalmente commodities con poco valor agregado. El desarrollo en el NOA argentino también está demostrando el salto cualitativo que hemos dado en el crecimiento industrial de estos años.
 
Ayer – visitando la provincia de Catamarca – estábamos hablando también de que el año pasado, el 2010, que hemos batido el récord de producción de cemento, llegando a 10 millones y medio de toneladas, el aumento más importante de ese consumo de cemento se registró en el NOA argentino, cosa impensable en otros momentos.

Este récord en producción de cemento, que obviamente como todos sabemos, es uno de los principales indicadores en el crecimiento de la actividad económica batió otro récord que habíamos hecho, en el año 2008, donde habíamos llegado a los 9.700 mil toneladas, que era el batimiento de récord del año 80 porque desde el año 80 habíamos ido disminuyendo paulatinamente la producción de cemento.

En el año 80 se produjo 9.200 mil toneladas, que fue el récord hasta ese momento; creo que venía el impulso de los años 60 todavía, lo que había quedado de los 60 y parte de los 70, pero luego de allí vino la debacle y luego comenzamos a surgir, en el año 2003, y fundamentalmente el año 2008 y el año pasado, donde registramos un crecimiento de la actividad económica del 9,1 y donde la industria nacional completa el círculo de crecimiento más importante – porcentualmente – en toda su historia y compra de equipamiento durable, como habíamos visto recién, la más importante desde el año 1940. (APLAUSOS).      
 
Creo que la generación de más de 5 millones de puestos de trabajo; nuevamente el descenso del índice de desocupación, en el último trimestre del año 2010, nuevamente al 7,3; la inversión del 22,7 – en tu escrito tenías el 22,5 pero el Banco Central me habló del 22,7, con precisión – en cuanto a inversión del PBI; la aparición de más de 140.000 empresas, en la República Argentina, frente a las más de 50.000 que se destruyeron en la década de los 90 hablan claramente de un surgimiento donde la industria ha tenido un papel protagónico y de creciente aumento en la participación en las exportaciones, todo un tema en un mundo que se debate – por lo menos en algunos países de la región – en la reprimarización de sus exportaciones. Nosotros hemos disminuido esa reprimarización, que luego voy a seguir desarrollando.
 
Y creo que es importante, también, remarcar otra de las cuestiones, porque creo que este plan que constituye básicamente en elegir 10 núcleos productivos industriales, diez agrupamientos industriales para poder desarrollarlos en foros regionales, donde van a participar empresarios, trabajadores, académicos, los ministerios de Economía, de Industria, de Planificación Federal, los gobiernos provinciales, los gobiernos municipales, porque en definitiva se trata de un eslabonamiento institucional entre la Nación, las provincias y los municipios, en el marco de las instituciones públicas, y las empresas, las cámaras, los sindicatos, los académicos en el marco de lo que son organizaciones no gubernamentales, me parece que es clave en esta discusión.
 
Ahora biein, yo creo que esta discusión debe ser abordada separando creo ya definitivamente… yo hablaba en días pasados de la necesidad de superar determinados estadíos de debate y no seguir debatiendo siempre exactamente lo mismo.

Acá el arquitecto Lucci nos hablaba del “mito del libre mercado”, que durante años y todavía hay algunos que cuando el gobierno nacional toma decisiones para proteger el trabajo y la producción nacional es acusado de prácticas como si fueran ilegales.

El señor Lucci es productor, además, de limones y todavía no hemos podido lograr de este producto, que tiene una calidad fitosanitaria espectacular; somos de los mayores productores de limones en el mundo.

Es más el señor Lucci le provee a una conocidísima marca de bebida Cola, ya se imaginarán cuál, de origen precisamente americano que tiene en el limón uno de los insumos básicos para su producción.

Así que se imaginan la calidad fitosanitaria que tiene nuestra producción limonera, para que una empresa, de primer nivel, líder en materia de Colas mundiales, utilice producto argentino precisamente para su producción.
 
Entonces que sabemos que no existe, ni acá ni en ninguna otra parte del mundo, el libre mercado tal cual nos enseñan o nos recitan desde los centros de poder, que hay políticas activas por parte de todos los Estados, el señor Lucci mencionaba los ejemplos de Japón, de Corea, de China, bueno y el propio Estados Unidos, los propios países de Europa que cuidan a su producción y a su trabajo.

Creo que esto también ha sido uno de los grandes méritos que hemos tenido, durante estos años de desarrollo, en los cuales hemos hecho una activa defensa militante de nuestra industria.
 
Y también, hoy, en los foros internacionales hacemos una activa defensa, no ya de los productos industriales, sino también de los commodities. Porque ahora también, a partir de la modificación en los términos de intercambio se quiere regular el precio de los commodities.

Esto es bueno para que los sectores, productores primarios, que siempre hubo esa puja entre el sector industrial porque decían que se protegía la ineficiencia, se protegía al sector industrial y entonces el sector primario financiaba el desarrollo industrial.

Siempre dije ojalá pudiera vivir en un país donde la industria financiara a los productores primarios porque estaríamos en un país absolutamente desarrollado.

Pero es bueno que todos aprendamos que es necesario concebir al país como una unidad y que la defensa de los intereses de los argentinos no puede dividirnos por la clase de producción que hagamos o los circunstanciales beneficios que podamos tener de acuerdo con los términos de intercambio, que lo importante es esto que queremos lograr con este Plan Estratégico Industrial, que es agregar valor y profundizar la política industrial de la República Argentina.
 
¿Por qué ahora? Bueno claramente, Kirchner no se cansaba de decirlo: salir del Infierno, salir de la Argentina del default; recibió una Argentina con cero acceso a los mercados de capitales, pero además fuertemente castigada por lo que fue el default soberano más importante de la historia.

Hoy estamos con nuestra deuda reestructurada y cumpliendo religiosamente todos y cada uno de los pagos. En el 2007 estaba consolidándose el modelo y finalmente, en el 2008, terminó de derrumbarse lo que nosotros veníamos posicionando como una postura, en todos los foros internacionales, acerca de lo qué significaba la especulación, el ingreso de capitales, etc.
 
Por eso digo que han caído varios mitos, lo cual yo pienso que en estos foros que vamos a participar, nos va a permitir arribar a conclusiones más inteligentes de las que hemos tenido, en los 200 años de historia.

Entre ellas también el tema y el tan mentado clima de negocios, es una cosa que siempre escucho en los sectores empresarios, que alegan que falta clima de negocios.

Cuando uno ve los balances y las rentabilidades de las empresas realmente si uno mira las rentabilidades de los bancos, por ejemplo por elegir un sector, que han sido muy buenas y que fíjense muchos añoran los 90, pero si uno se fija en los datos de los 90, en realidad – por ejemplo – en el año 98 con una relación de activos y capital de 8,6 y hoy de 8,9 la rentabilidad de los bancos, en aquel momento, era del 3,9 %; ahora fue del 24,5 %. Esta es la rentabilidad, que nos encanta, si todos los banqueros miran sus balances, del año 2003, inclusive nuestro propio Banco Nación y sus balances del año 2010 van a ver realmente cómo han crecido.
 
Hoy estaba mirando las ganancias de las empresas telefónicas, que algunos las vinculaban al tema de precios y realmente ahí hay una falsa concepción, el tema del incremento en la rentabilidad de determinados sectores se debe a la innovación tecnológica y no a la variación del precio. Porque si uno ve la variación del precio en el sector no difiere con variaciones de otros sectores, como por ejemplo el cable que llega por televisión.

Inclusive creo que es menos aumento; el problema es que la rentabilidad no está dada por el aumento de precio, sino por la innovación tecnológica, que exige mayor demanda y mayor consumo. Esta es otra de las claves que yo vengo machacando permanentemente: el valor agregado, hoy, se llama también innovación tecnológica. Poder estimular la demanda para que la rentabilidad sea porque el producto es más demandado, más consumido.
 
Bueno, vaya si no hubo innovación tecnológica en el sector, desde los ladrillos que eran los celulares, del año 1994, a los de hoy donde se mandan mensajes, donde se puede hablar, donde se puede ver. Todo eso también tiene un precio y es innovación tecnológica, lo que no quita también que hablemos con las compañías telefónicas para que inviertan en el país las rentabilidades que tienen y agreguen aún mayor valor agregado.  (APLAUSOS).

Pero es bueno saber en qué se base y cómo se hace el crecimiento de las rentabilidades para poder entender cómo tenemos que desarrollarnos en cada sector. Cada sector va a tener que agregarle mucha innovación tecnológica para poder aumentar la rentabilidad, mejorar su productividad.
 
Otro de los temas muy meneados ha sido también el tipo de cambio, que es una de las cuestione que ha sido agitado, qué si había un tipo de cambio competitivo o un tipo de cambio no competitivo, lo cual también es contradictorio porque al mismo tiempo se admiran a economías que no tiene, por ejemplo, materia de controles, ni ingresos de capitales y por lo tanto pierden, se aprecian su moneda y una de las claves del crecimiento de estos años ha sido también la flotación administrada del tipo de cambio, teniendo un tipo de cambio absolutamente competitivo que para hacer una comparación – dicho sea de paso con los países que por allí son presentados como modelo, en la propia región – que han apreciado mucho su moneda, pero no por ingreso de dólares comerciales, sino por ingreso de dólares financieros.

Mientras que nosotros la sustentabilidad de nuestro modelo está basada esencialmente en el ingreso de dólares comerciales.

Esto es producto de la diferencia entre lo que compramos y vendemos. Por lo tanto no hay volatilidad de los mercados y se suma a esto, además, el tema del 30 % de encaje, una vieja discusión que tenemos con los amigos de la Bolsa, en cuanto al cuidado de los capitales. Pero creo que ha sido también una de las medidas más importantes para darle sustentabilidad al modelo y fundamentalmente para no tener volatilidad en el mismo.
 
Y con respecto a esto, quiero decirles que esto también ha permitido, pese a todo, a que la Argentina sea – y esto es Informe de CEPAL, que además va a darnos asesoramiento externo, agradecemos al funcionamiento de los foros, esto son datos de CEPAL – el único país en América latina que ha tenido una desprimarización de sus exportaciones, la disminución ha sido precisamente la Argentina: en el año 2008 de 3 puntos porcentuales, y en el año 2010 de 9 puntos porcentuales frente a otras economías que han incrementado fuertemente la primarización de sus economías y que precisamente lo hacen a partir de lo que algunos por un lado piden: el ingreso de capitales. Pero es como una suerte de contradicción porque el libre ingreso de capitales apunta y debilita el tipo de cambio que finalmente termina impactando negativamente en la industria.
 
Y si uno compara, además, con otro tema también, con los salarios deflactando el tipo de cambio contra salarios estamos un 37 %, respecto de los salarios del año 98-2001, donde la participación de los trabajadores en el Producto Bruto Interno se había reducido notablemente y no alcanzaba ni siquiera por asomo el grado de participación que hoy tiene.
 
Por eso yo creo que lo que es importante no solamente la presentación del Plan, la decisión del Gobierno de profundizar su desarrollo industrial del país, sino también que cuando abordemos la discusión en los foros comencemos a partir de lo que es necesario, las cinco claves – como definíamos – y que pasa por la innovación tecnológica lograr mayor eslabonamiento, completar eslabones, una inserción inteligente en las cadenas de valor también, regionales y también globales, por parte del país y también fuertemente el hecho de saber que el compromiso del país en sostener estás políticas no va a ser un veranito – como se dijo alguna vez – sino que es una decisión política tomada en forma estratégica, porque es lo que le conviene al país y lo que nos ha dado resultado. (APLAUSOS).         
 
Por eso también hemos sostenido fuertemente el desarrollo del mercado interno; por eso seguimos apostando fuertemente al sostenimiento de la demanda agregada; por eso estamos apostando fuertemente en todo lo que hace a ciencia y tecnología.
 
El otro día leí un interesante artículo,  donde se hablaba que en la Universidad del Litoral, en la provincia de Santa Fe, se está llevando a cabo un importante emprendimiento en materia científica, en materia de medicamento, que es la utilización de los Interferones para medicamentos oncológicos lograr lo que no se ha conseguido hasta ahora, que es a través de la Nanotecnología llegar a las células enfermas y de esta manera no producir el daño que quimio o radio provocan en los enfermos de cáncer cuando se hacen aplicaciones generales. (APLAUSOS).

Sí quiero contarles algo, lo leí en varias partes, ahora de los 24 millones, 15 millones son subsidiados por el Gobierno Nacional, a través del Ministerio de Ciencia y Tecnología y los Fondos Especiales que tenemos para esto. Eso no decía en ninguna parte, parecía como que los 24 millones habían venido volando a alguna parte, 9 ponía el sector privado y los otros 15 lo pone el Estado.

Aparecía que los 15 millones los había dado una Agencia pero nadie decía dónde atendía la Agencia, con lo cual cualquier cristiano o cualquier argentino desprevenido habrá pensado que bueno quizás alguna ONG, de esas que dan consejos y que subsidian; no fue el Estado Nacional, es así permanente el tema de la desinformación como también permanente -me acuerdo, la miro de aquí a la Gobernadora de Tierra del Fuego– la lucha que dimos para lograr precisamente que Tierra del Fuego tuviera una ley o beneficio similares, a los que tiene Manaos, que es el equivalente en el MERCOSUR a lo que estamos construyendo en Tierra del Fuego y que nos permita a los argentinos agregar valor altamente calificado y con mano de obra altamente calificada, que antes no podíamos hacer.
 
Hemos apostado en todos los frentes, en el de software, en el frente de la alimentación, en el frente de los productos farmacéuticos, en el frente de los productos químicos, el tema de la industria de los agroquímicos, que también está dentro de los productos; marroquinería; calzado; vestido y diseño, que también tiene que ver en materia de maquinaria agrícola.
 
Yo me enfurecí, porque no puedo explicar otro estado de ánimo, si diría que me molesté nadie me creería, cuando veo importar tractores. En Argentina podemos importar determinada maquinaria muy específica, que no se va a crear una fábrica para determinada cosa, pero en Argentina el tractor es como importar bananas en Brasil, más o menos, o se me ocurre una cosa de esas. (APLAUSOS).

Porque si nosotros somos un país que ha adquirido una eficiencia única, en materia de agricultura, importar cosechadores o importar tractores sinceramente me parece francamente criminal en términos de desarrollo económico y de sustentabilidad de esa competitividad porque el propio sector debería agregar valor, integrarse a la cadena y con la rentabilidad extraordinaria que la da el commoditie ir proyendo la producción de lo que va a necesitar para ir siendo cada vez más independiente y por lo tanto menos sujeto a los vaivenes de los precios internacionales, o de los proveedores internacionales.
 
Yo no soy productora, no voy a cultivar nunca soja ni maíz, pero se me ocurre que si lo haría querría hacer desde ahí hasta meterle en un paquete, envasarla y mandar la milanesa a cualquier parte y haciendo toda la cadena, porque además cada vez que le agrego eslabones a esa cadena le agrego rentabilidad, le agrego generación de mano de obra, le agrego mercado interno, le agrego al tener mercado interno, si pasa algo, la sustentabilidad de que me lo van a comprar en mi propio país, que fue lo que nos pasó en el 2009, donde la Argentina se sostuvo por su fuerte desarrollo en el mercado interno.
 
Les recuerdo a todos cuando todos me pedían que “enfriara” la economía, menos mal que no la enfríe porque si yo la hubiera enfriado, en el 2007, en el 2008; en el 2009 nos congelábamos. (APLAUSOS).

Y la verdad que todo esto a mí realmente me apasiona porque yo veo las oportunidades que tenemos; cuando veo el desarrollo del software que es uno de los diez bloques industriales elegidos para participar en los foros, yo quiero – por ejemplo-  que todo el sector vinculado a autopartes (otro de los bloques) y a industria automotriz se vincule también en el foro con el sector porque yo creo que la otra clave que tenemos que hacer nosotros es incorporar a todo lo que ha sido el mayor desarrollo industrial.

Si bien el 87 % fue el promedio de crecimiento de la industria, la industria automotriz es la que empuja fundamentalmente este crecimiento con un 386 por ciento. Ahora si nosotros logramos que esas autopartes se les incorporen tecnología – primero que las produzcamos en el país – nos va a dar muchísima más rentabilidad a la propia industria.

Porque además está demostrado, hoy, que la eficiencia va a estar también en la logística, cuanto menos tengan que trasladarse las cosas para el armado de un auto mayor productividad van a tener las cadenas de producción automotriz.
 
Si a eso le sumamos el software y la capacidad de invención y de creación que tenemos los argentinos que algunas veces nos vamos de mambo con tanto invento, pero bueno digamos cuando andamos por la buena senda somos buenos y creativos creo que tenemos en serio oportunidades con un tipo de cambio competitivo y con la mano de obra altamente calificada, que no es fácil encontrar en otros lugares del mundo.

Y no lo digo yo y tampoco me lo dicen empresarios argentinos, me lo dicen importantísimos empresarios extranjeros cuando hablan conmigo y se refieren a la calidad de nuestros recursos humanos.
 
Entonces yo creo que todo esto nos tiene que llevar realmente a redoblar el esfuerzo en una escenario mundial nuevo, diferente, con nuevos desafíos donde también van a tratar, porque ya se hizo en el último G-20, de imponernos condiciones para volver a modificar los términos del intercambio comercial, de modo tal que vuelvan a ser favorables para los grandes países desarrollados.

Dicho sea de paso vamos a sostener la posición que ya defendimos Brasil y Argentina, en la última Reunión del G-20, que sostuvo nuestro ministro cuando estuvo. Y yo quiero decir que miren si uno actuara con egoísmo o con rencores, yo recuerdo algún dirigente, algún productor que dijo: “para que vamos a producir autos en la Argentina, si los autos alemanes o japoneses son mejores”.

Eso lo escuché yo, en televisión y no escuché ninguna crítica de nadie, esto se dijo. Miren si nosotros hiciéramos lo mismo ahora, cuando le quieren tocar los precios de los commodities. Pero saben qué, nosotros somos argentinos y pensamos en todos, en todos los argentinos, desde el que produce la tierra hasta el último que produce el eslabón de la producción que va a colocarse para el usuario y el consumidor.
 
Y dicho sea de paso, también pensamos fundamentalmente en los usuarios y consumidores argentinos y vemos también cómo muchas veces el impacto de esos precios de commodities también se refleja en nuestros propios precios internos. El 40 % del crecimiento de nuestros precios internos se debió, fundamentalmente, al aumento de commodities y su réplica en el mercado interno, durante el año 2010. Esto es dato objetivo, duro y científico.
 
Por eso creo que sentarnos los argentinos que tenemos responsabilidades institucionales, empresariales y sindicales y por supuesto aquellos que tiene el conocimiento (las ciencias, las universidades), una cosa por la cual hemos luchado mucho: la articulación entre las universidades y el sector productivo que afortunadamente se está dando también con el retorno de científicos a la República Argentina, va a ser clave para esto.

Y esto también va a implicar por parte de todos los actores, los sindicatos también, conductas que tengan que ver con tirar con mucho esfuerzo pero tratar de tirar todos para el mismo lado, porque cuando uno tira en direcciones contrarias, primero que están todos en el mismo lugar, porque normalmente cuando uno tira de un lado y del otro, y cuando uno logra vencer al otro no es porque lo trajo sino porque se rompió de lo que estaban tirando.

Entonces me parece que lo ideal es sentarse, ver el desarrollo de cada actividad, de cada bloque productivo y poder, entonces, adoptar políticas activas por parte del Estado, de sindicatos, de empresas, del sistema financiero argentino sólido, muy sólido y muy rentable y de todos los sectores que participan en la producción nacional.
 
Así que agradecerles a todos la presencia y convocarlos fuertemente a seguir profundizando y trabajar muy fuertemente en este Plan Estratégico Industrial 2020, ya está bautizado y muy bien bautizado: 2020 y en septiembre poder llegar a las conclusiones, como vamos a hacerlo, ahora, con el Plan Agroindustrial,
 
A propósito, ayer, el ministro me comunicaba que tal cual lo había pronosticado vamos a llegar a los 100 millones de toneladas de granos de producción y también es posible que pasemos los 11 millones de litros de leche, con lo cual – afortunadamente – no tuvimos que importar ni trigo, ni leche. (APLAUSOS).

La providencia seguramente nos ha ayudado, las lluvias también y el esfuerzo y la inversión de los productores y por sobre todas las cosas, la buena fe, el optimismo y la esperanza que todos los dirigentes, sea cual sea el lugar donde estén, tienen la obligación de infundir a sus asociados,  a sus representados y a la población en general; optimismo que no debe ser ni voluntarismo ni autocomplacencia, pero que tiene que ser el compromiso de contarles la verdad a la Argentina y decir lo que falta hacer y entre todos construir el país que nos merecemos. Lo hemos hecho en estos años y creo que podemos seguir haciéndolo. (APLAUSOS).         
 
Muchísimas gracias y muy buenas tardes a todos y a todas. (APLAUSOS).


A %d blogueros les gusta esto: