CFK. Seminario empresarial en Estambul (21-01)

PALABRAS DE LA PRESIDENTA CRISTINA FERNANDEZ EN EL CIERRE DEL SEMINARIO EMPRESARIAL OPORTUNIDADES DE NEGOCIOS, COMERCIO E INVERSIONES ENTRE LA REPUBLICA ARGENTINA Y LA REPUBLICA DE TURQUIA

21–01–2011 / Muchísimas gracias, muy buenos días a todos y a todas.

Señor ministro de Comercio Exterior de Turquía; señor titular de la Federación de Bolsas de Turquía; señores empresarios y empresarias de Turquía; comitiva que nos acompaña: siempre he creído que uno de los objetivos que debemos cumplir quienes tenemos responsabilidades políticas en el marco de nuestras democracias, las autoridades institucionales de un país, es precisamente asegurar una mejor calidad de vida para nuestras sociedades.

Y creo que uno de los instrumentos para lograr esa mejor calidad de vida está directamente vinculado con las posibilidades de que los hombres y mujeres de cada país, hombres y mujeres de negocios, puedan vincularse con otros países a través del comercio, de la asociación estratégica, de la producción, para realizar oportunidades de negocios y también generar puestos de trabajo en sus respectivos países que ayuden precisamente a estos objetivos.

Hoy acabamos de presenciar una firma entre los representantes de la Unión Industrial Argentina, entidad que agrupa a las principales empresas que agregan valor en la República Argentina, con su par turco. Y también hemos visto celebrar un convenio, un acuerdo entre la Cámara de Comercio Argentina, a través de su vicepresidente que es un importante empresario argentino en materia de servicios y también de agroindustria, con su par turco.

El vicepresidente de la Unión Industrial Argentina es al mismo tiempo representante de una de las principales empresas agroindustriales de nuestro país.

Creo que han sucedido cosas importantes en estos dos días que he estado en Ankara y aquí en Estambul, además de reunirme con el Presidente de este país y con su Primer Ministro, hemos logrado en el día de ayer una firma entre el ministro de Planificación Federal, que es el responsable del transporte en mi país y su par aquí en Turquía, un acuerdo por el cual uno de los instrumentos claves para poder realizar negocios, que es la conectividad directa entre las sociedades, va a comenzar a operar a partir del mes de agosto, cuando los hombres y mujeres de negocios, y los turistas también de Turquía, podrán hacer vuelos directos entre Estambul, Ankara y Buenos Aires.

Una muy buena noticia para todos los hombres y mujeres de negocios, que ya no tendrán que tardar un día y medio para viajar con conexiones sino que lo podrán hacer en forma directa. (Aplausos) Este acuerdo lo hemos podido realizar ayer.

También y a instancias del señor Primer Ministro de Turquía, se ha dispuesto la conformación de una Cámara de Comercio Binacional que nos va a permitir agilizar y hacer conocer a los hombres de negocios de uno y otro lado las oportunidades que hay entre ambos países, y entre ambos países asociados las oportunidades de conquistar e ingresar en nuevos mercados, que ese es el gran desafío.

Asimismo hemos decidido la apertura de una oficina comercial aquí en Estambul, esta bellísima ciudad que además de ser un tesoro cultural de Turquía y creo que de la cultura de la humanidad, es también, lo sabemos, el centro de la economía y las finanzas de Turquía.

Creo que hablar de Argentina es hablar hoy de un país que tuvo problemas similares a los que tuvo precisamente Turquía y en una etapa muy similar, año 2001-2002, donde nuestro país ingresó en el default soberano más importante de la historia pero que ha podido recuperarse de una manera casi increíble, si uno se posiciona allá en el 2003 al año 2011, en lo que hace a crecimiento de la actividad económica, que en el tercer trimestre del 2010 alcanzó el 9.1 de crecimiento y que en estos 8 años ha tenido el crecimiento más importante en sus 200 años de historia.

Hoy, me comentaba ni bien ingresaba el Canciller, se acaba de completar una operación, luego de 16 años de no hacerse, una venta de carne vacuna con hueso de 20.000 toneladas por 80 millones de dólares, el empresario debe estar por allí o estará festejando en algún bar todavía. Lo cierto es que es una muy buena noticia.

Pero también quiero decirles que no queremos que vean a la Argentina solamente como una vaca o solamente como productora de granos y commodities, la Argentina ha dado un salto cualitativo en materia de valor agregado, fundamentalmente vinculado a la ciencia y la tecnología.

Escuchaba recién al señor titular de la Cámara de Comercio que decía que Turquía no tiene gas pero tiene mucho crecimiento industrial y ese es uno de los problemas, porque además está lo otro, el crecimiento también trae problemas, pero preferimos los problemas del crecimiento a los problemas que tienen otros con tasas de crecimiento negativas.

Y quiero decirles que en ese sentido Argentina se ha convertido hoy en un importantísimo productor de biocombustible, hemos desplazado por ejemplo a Estados Unidos en materia de producción de biodiesel, un sector que ha crecido en la República Argentina entre el año 2006 y el actual en un 2.650 por ciento.

Esto ha sido producto también de políticas activas del Estado en materia fiscal donde hemos promovido la producción de energías alternativas, en este caso de combustibles alternativos como el biodiesel, con un importante éxito.

Esto también ha podido ser porque hemos asociado a uno de nuestros principales -digamos- carteles de conocimiento en el mundo, como es en el tema de la agricultura, la ciencia y la tecnología, dando una explosión en materia de agroindustria, donde el gran desafío ahora es seguir agregando valor a esos commodities y seguir diversificando la matriz productiva y también la matriz energética.

Los argentinos, por las cosas que nos han pasado, y también por las cosas que han pasado en el mundo a partir del año 2008, en lo que se recuerda la crisis global más importante desde 1930, hemos aprendido que nada es para siempre, algo que no me voy a cansar de repetir y que adquiere vital importancia en el caso de los hombres y mujeres de negocios que necesitan diversificar su matriz de inversiones y también en el sector energético diversificar la matriz energética para no quedar presos de una sola fuente de energía que luego a partir de un manejo del precio nos torna en prisioneros y obviamente atenta contra las competitividades de nuestras propias economías.

Por eso es muy importante comprender esa diversidad que hoy la República Argentina genera en materia de matriz energética, en materia de matriz de inversiones.

Se habló también de turismo, un sector que obviamente no tenemos los casi 30 millones de turistas que ha tenido Turquía, sabemos que inclusive en el año de la crisis tuvo más turistas que otros años, pero también tenemos un crecimiento muy importante del turismo.

Del año 2003 a la fecha el turismo en la Argentina, el receptivo, ha aumentado en un 70 %, y hoy constituye el 6,5 de nuestros ingresos por exportaciones y el 36,5 de las exportaciones en materia de servicios.

La construcción en materia de alojamiento ha crecido del año 2003 a la fecha en un 1.000 por ciento. Y también merced a un fuerte desarrollo en el mercado interno, no se olviden que hemos hecho una reducción de la tasa de desempleo que en el año 2003 era el 25 % al 7,4 en el último trimestre; y un mejoramiento en la calidad de vida de nuestra población, nuestro salario industrial es el más alto de Latinoamérica, por lo cual ha permitido desarrollar un fuerte mercado interno que ante contingencias de la globalización y de la reducción o caída de las exportaciones, ha servido como sustento, a través de la demanda agregada impulsada por el Estado, del basamento que ha permitido este año volver a crecer a tasas similares como lo veníamos haciendo.

También en materia de minería Argentina es un país que hoy ofrece importantes alternativas. Dos emprendimientos muy importantes a nivel global se están llevando a cabo en Argentina, uno de ellos asociados con el Estado de Chile.

Siempre se decía que la principal actividad o exportación de Chile es la minería y nosotros que compartimos con Chile la segunda frontera más importante del mundo, más de 5.000 kilómetros lineales, la Cordillera de los Andes, se supone que tenemos que tener del lado argentino de la Cordillera lo mismo que tienen del lado de las montañas chilenas, los límites son políticos y la geología no reconoce límites geográficos o políticos.

Por lo tanto tenemos una potencialidad que ha comenzado a evidenciarse por la inversión que importantes empresas hacen en nuestro país, en el marco también de una política de protección ambiental muy rigurosa y muy exigente.

Porque también creemos que debe realizarse la protección del medio ambiente no solamente como una cuestión de sensibilidad de ecología, sino también con un criterio económico de sustentabilidad en el largo plazo de las inversiones. La ecología es necesaria y la protección ambiental es necesaria, sólo no por una cuestión de sensibilidad social sino también de inteligencia económica.

En ese sentido también asociados con Río Valle Doce, una importante empresa brasilera, en Mendoza va a comenzar a explotarse la mina de potasio más grande del mundo, con la importancia en materia de agroquímicos y de fertilizantes que esto significa.

Podemos también agregar que Argentina es después de Bolivia el segundo productor de litio a nivel global. Si uno escucha a los CEOs de las principales terminales automotrices globales, que nos cuentan que en el año 2030, 2040, los autos que se van a desplazar en las urbes van a ser a pila y no con combustible, estamos viendo la importancia que esto ya tiene hoy pero que va a adquirir un carácter absolutamente estratégico.

En materia de industria farmacéutica, también ciencia y tecnología, Argentina es hoy un actor principalísimo a nivel global, fundamentalmente en todo lo que hace a medicina vinculada a sanidad animal y también vinculada a la salud humana.

Ustedes deben saber que somos uno de los principales productores de vacunas de aftosa del mundo, inclusive de nuestros propios laboratorios en Argentina, privados, empresas importantes privadas en Argentina, se envían los antígenos a Estados Unidos con los cuales realiza sus propias vacunas de aftosa. La industria farmacéutica ha tenido también un desarrollo muy importante en la República Argentina.

En materia de biotecnología también, es esa una de las causas por las cuales la Argentina ha alcanzado un más que interesante desarrollo agrícola. La asociación entre la producción de alimentos, la ciencia y la tecnología y el valor agregado, esta también es una clave.

Yo digo que las tres cuestiones fundamentales del siglo XXI van a ser alimentos, porque los países emergentes estamos incorporando cada vez mayor cantidad de gente a calidad de vida y por lo tanto quien tiene mejor calidad de vida no sólo quiere proteína de origen vegetal sino que también quiere proteína que no sea solamente vegetal.

Por lo cual estamos trabajando muy fuertemente en el desarrollo de biotecnología, tenemos una proporción de 2,4 de empresas de biotecnología en la Argentina por cada millón de habitantes, mientras que en el grueso de Latinoamérica el promedio es una por millón de habitantes y es mi país, y lo digo con mucho orgullo, la República Argentina, el único país en toda Latinoamérica que tiene tres premios Nobel en medicina, en física, en química, es decir en ciencias duras. Un desarrollo que en Argentina alcanza niveles cada vez más sofisticados y que en materia de ciencia y tecnología, otro de los pilares del Siglo XXI, nos va a tener como grandes protagonistas.

En materia también de energía nuclear nos acompaña en esta gira la titular de la Comisión Nacional de Energía Atómica y el titular del INVAP, que es un instituto público de la República Argentina, donde construimos, diseñamos y ejecutamos reactores nucleares.

Ustedes saben que en toda Latinoamérica hemos alcanzado un gran desarrollo en materia de energía nuclear, pero además con un certificado reconocido globalmente como un país absolutamente confiable en materia de generación de energía atómica con fines pacíficos.

También hemos ingresado recientemente a otro reducido club de países que es el de país enriquecedor de uranio. Nosotros enriquecemos nuestro propio uranio, reabrimos hace poco con mi presencia la planta de Pilcaniyeu, en donde Argentina obtiene su propio uranio enriquecido y estamos desarrollando reactores nucleares, el último que hemos vendido lo hemos hecho a Australia, diseño, ejecución y llave en mano.

Y estamos también trabajando ya en el prototipo del generador nuclear Karem, un generador que puede ir desde 25 megavatios hasta 250 ó 300 megavatios, y que además de generar energía también trabaja sobre la desalinización del agua del mar, algo que suele ser muy interesante en un mundo donde el agua potable va a ser también un insumo estratégico en lo que va del siglo. América del Sur posee de esa agua potable el 45 % de las reservas globales.

Esta y otras oportunidades de negocios de inversión, de asociación estratégica, alimentos, energía, y ciencia y tecnología, van a ser los tres insumos del siglo XXI y paradojalmente por un lado la demanda de alimentos va a requerir una gran intervención de la ciencia y la tecnología, porque la producción tradicional de alimentos no va a alcanzar a cubrir la demanda global.

Para el año 2050, corregime Lino si me equivoco -Lino es nuestro Ministro de Ciencia y Tecnología- el mundo va a necesitar producir la misma cantidad de alimentos que ha producido desde el inicio de la historia como humanidad, ¿se entiende lo que estoy diciendo? O sea que todo lo que el mundo ha producido desde que se conoce como mundo en materia de alimentos, va a ser necesaria esa misma cantidad para cubrir la demanda del año 2050.

Como verán no bastará por mayor extensión cultivable que uno tenga, y lo dice un país que es el octavo en superficie en el mundo y que además gran parte de su territorio es utilizable en materia de cultivos, por lo cual la asociación entre alimentos y ciencia y tecnología va a ser clave para poder cubrir esa demanda y convertirse en un protagonista insustituible no solamente de la economía sino de la política mundial.

Porque hasta ahora en lo que va de la historia de la humanidad siempre ha habido una suerte de protagonismo de aquellos que mejor han logrado armarse militarmente, pero me parece que en este Siglo XXI y en el que viene la armadura de los países no va a estar en su poder militar sino que esencialmente va a estar en su poder en materia de conocimiento, en materia de ciencia y tecnología, en razonable autonomía energética y en soberanía y seguridad alimentaria, que son las claves que deben guiarnos.

Por eso y por las sinergias que podemos establecer entre Turquía y la Argentina, no solamente en un comercio bilateral sino también en asociación hacia el mundo, creemos que nuestra visita a Turquía además de volver a lanzar nuestra vinculación, nuestras relaciones de profunda raigambre cultural, tiene que ver también con este nuevo mundo.

Ustedes mencionaban que ambos somos miembros del G-20 y si uno lo piensa el G-20 es un protagonista muy reciente, es hijo de la crisis global del 2008. Hasta el año 2008 un grupo selecto de 7 países que luego se amplió al G-8 decidían, comandaban el sistema de decisión política y económica a nivel global; la crisis del año 2008 parió, como decimos en la Argentina, hizo nacer el G-20 que es un grupo más ampliado de países.

La Argentina preside este año el G-77 más China, es bueno que todos entendamos que la lógica que durante los últimos dos siglos rigió la historia de la humanidad definitivamente ha quedado atrás, pero ha quedado atrás por imperio del fracaso, no ha habido guerra que provocara esto del 2008.

Normalmente si uno ve el Siglo XX las dos grandes crisis fueron provocadas por las dos grandes guerras mundiales y los cambios se experimentaron a partir de esas dos grandes guerras, pero observemos que esta crisis del 2008 no fue provocada por ninguna guerra, este reacomodamiento de los países a nivel de protagonismo global fue producto de otras cosas, de profundas transformaciones, que no solamente se dan en el campo de la economía o de la política sino que también se dan en un campo que todavía no hemos percibido con mayor nitidez y que es el mundo de las comunicaciones.

Antes alguien tardaba mucho en enterarse de las cosas que sucedían y por eso los cambios eran más lentos, alguien para cambiar debía esperar 20, 30, 40 ó 50 años, actualmente la vertiginosidad de los cambios tiene también que ver con el grado de comunicación global que hoy tiene la humanidad y por lo tanto este es un dato que no debe escapar a los hombres y mujeres de la política ni mucho menos a los hombres y mujeres de la economía.

Hay que estar muy atentos porque lo que algunos ven como crisis en realidad es un profundísimo cambio y nosotros como países emergentes tenemos que ver en esto no una crisis sino una oportunidad maravillosa para poder colocarnos a la vanguardia de los países que comprenden estas nuevas necesidades globales, que aceptan la diversidad y la pluralidad, una de las claves de la política que viene, aceptar que si bien todos somos ciudadanos globales cada uno tiene sus costumbres, sus formas institucionales y sus formas de organización, con la vigencia por supuesto de una bandera que a mi criterio es universal y que es la de los derechos humanos, irrenunciable por otra parte, pero comprender los cambios que se han experimentado y cómo estos impactan en nuestros negocios y en nuestras vidas cotidianas.

En los negocios les importará a ustedes, hombres y mujeres de negocios, en la vida cotidiana de nuestros conciudadanos y compatriotas debe importarnos a nosotros, quienes a través del voto popular hemos recibido la inmensa responsabilidad de mejorar la calidad de vida de nuestras sociedades.

Si sumamos cada uno de estos esfuerzos en nuestros países estoy segura que en el Siglo XXI podremos alumbrar tal vez un mundo más justo, más equitativo, más igualitario, y estoy segura que si logramos un mundo más justo, más equitativo y más igualitario vamos a tener un mundo con mayor seguridad y mayor paz, porque la seguridad y la paz no son conceptos que se defiendan desde lo militar, la paz y la seguridad se defienden desde la economía y desde la política logrando mejor calidad de vida para todos nuestros compatriotas.

Muchas gracias por la hospitalidad, muchas gracias por esta cálida bienvenida y adelante Turquía y Argentina. (Aplausos)

Anuncios

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: